Triunfo de Abinader ya luce inevitable

Por Redacción

Danilo Cruz Pichardo

En el ámbito político mundial se han registrado grandes sorpresas electorales, pero en ningún caso con una diferencia tan amplia entre los que ocupan el primer y el segundo lugar, con la agravante de que la oposición en nuestro país califica de alianza a algo que no es tal, porque cada organización acudiría al certamen del 19 de mayo de forma individual en lo presidencial, apostando a una segunda vuelta que tanto los resultados de las municipales de febrero como entregas recientes de prestigiosas firmas encuestadoras la descartan.

En República Dominicana, diferente a otros países, inclusive de la región, no hay tradición debalotaje o segunda ronda, todos los procesos electivos se han definido en el primer intento, exceptuando el torneo de 1996, con características muy especiales, porque el escenario político contaba con tres grandes líderes y tuvieron que unirse Balaguer y Bosch (adversarios, no enemigos)para imponer a Leonel Fernández, quien ganó por apenas 2.5% a Peña Gómez, un astro político que brillaba desde el 24 de abril de 1965, cuando llamó al pueblo a reponer al destituido gobierno constitucional del PRD.

Las posibilidades de segunda vuelta electoral, enesta ocasión, oscilan entre remotas y nulas. Y el reciente acto con la prensa, del pasado lunes 25 de marzo, de la denominada Alianza Rescate RD, si bien no le resta, tampoco le suma nada. Para que haya sumatoria de adeptos tenía que producirse el anuncio de dos aspirantes presidenciales declinandoa favor de uno, un acontecimiento que resultaría tardío, porque los plazos de alianza otorgados por la Junta Central Electoral vencieron y las fotos de los candidatos sacrificados, de todas maneras,aparecerían en las boletas de sus respectivos partidos.

Se percibe como un encuentro forzado, con la única intención de presentar en un mismo lugar a Leonel y Danilo, dos personas que colocan diferencias personales por encima del interés de desplazar del poder a Luis Abinader. Ese mismo día el doctor Fernández publicó un artículo en el Listín Diario intitulado “El PRM: En reino de la dinerocracia”. Si bien su escrito no está mal para sus propósitos, el mismo no resiste un desglosamiento analítico, por la manipulación y retorcimiento de datos.

El presidente Fernández dice que el PRM apenas alcanzó un 22% en las municipales, que “el 78 por ciento restante se abstuvo o votó en su contra”. El cálculo cae en lo absurdo, como absurdo es pretender inferir que todo el que no acudió a sufragar es contrario al partido de gobierno. Del padrón de la JCE se excluye el porcentaje que reside en el exterior, que no vota en el país. Y elinforme oficial que ofreció la junta señala que la abstención fue de un 54%, que acudió a votar un 46%, un punto menos que en las municipales de 2020.

Además, el PRM, como partido, sacó un 49%; las organizaciones aliadas sumaron cerca del 11%, por lo que esa coalición se aproximó al 60%. Ese 60% se desprende de los votos válidos emitidos. No se puede hacer suposiciones en el sentido de que los abstencionistas favorecerían a tal o cual partido. ¿Cómo determinarlo?

El informe final de la JCE le ofrece a la Fuerza del Pueblo un 14.5%. Se cree que Leonel Fernández pudo jugar un mejor papel, pero en el municipio más grande, Santo Domingo Este, mantuvo como candidato a alcalde a Julio Romero, pese al rechazo enorme de ese caballero y las múltiples advertencias de error hechas desde medios escritos, electrónicos y redes sociales. Si los demás candidatos de la Fuerza del Pueblo tenían similar perfil (o un buen porcentaje), entonces hay que colegir que su oferta electoral no fue atractiva, aparte de que se dice que Leonel Fernández carece de estructura en muchas localidades.

Es un derecho que le asiste a un líder político nacional el quejarse por el uso de dinero del contribuyente en un proceso electoral. El argumentoes válido y nadie debía justificar uso de recursos estatales en una campaña. Pero el doctor Fernándezprotesta cuando le dan de la misma medicina que él supo dar a sus opositores en el pasado. El “éxito” de los 20 años de gobierno del PLD descansó en eldinero del erario. En el año 2012 vino una comisióndel Fondo Monetario Internacional y su jefe, Przemek Gajdeczka, acusó a Leonel de provocar un déficit fiscal de 120 mil millones de pesos, solo para garantizar el triunfo electoral de Danilo Medina.

El presidente Fernández habla, en su artículo, de deterioro institucional, pero olvidando que en la época en que le tocó gobernar se enviaba a un peledeísta a dirigir cada corte. Es así como se quita a Jorge Subero Isa para poner a Mariano Germán en la Suprema Corte de Justicia, de la misma forma se designó a Roberto Rosario en la Junta Central Electoral, un cuadro histórico del PLD. El propio Fernández sabe que el “triunfo” de Danilo Medinano fue claro en 2012. Y hubo persecución militar en todo el país contra dirigentes del PRD.

Esa persecución la encabezó el general Juan Gerónimo Brown Pérez. Hasta el propio Pedro de Jesús Candelier, con fama de valiente y que apoyaba a Hipólito Mejía en esa ocasión, tuvo que salir huyendo y nunca se supo su escondite exacto.Los medios informativos reseñaron palabras textuales de Browun Pérez, al expesar: ”¡Déjenmelo a mí!”

La compra de cédulas y excesos militares fue enorme. La institucionalidad democrática sufrió un deterioro sin precedentes. Total: el presidente Fernández lo que hizo fue afilar cuchillo para su propia garganta, al imponer a Danilo Medina en desmedro de Hipólito Mejía, un hombre, como este último, que todo lo coge a chercha.

“Nadie apunta en una agenda los favores recibidos”, dijo Séneca.

Y Danilo Medina en vez de agradecer a Fernández, sacó a relucir su rencor del año 2007, cuando fue derrotado en el congreso peledeísta. “El Estado me venció”, fueron sus breves palabras, procediendo a un prolongado bajo perfil, ausentándose de la campaña del 2008, para tejer desde la sombra con miras al futuro. Es bellaco.

Durante el período 2012-2020 Fernández fue víctima de una campaña de descrédito moral, provocándole un alto rechazo en el electorado, fue despojado del control del PLD, le quitaron las altas cortes, fue humillado con una reforma constitucional en 2015 y el 6 de octubre de 2019 le impusieron fraudulentamente a Gonzalo Castillocomo candidato presidencial, en unas primarias, organizadas por la JCE, en las que se votó hasta entrada la madrugada del día siguiente, en violación a las leyes 15-19 y 33-18.

La realidad es que después de los resultados de las elecciones municipales de febrero pasado, más lo que revelan las firmas encuestadoras de prestigio, empezando por la Gallup, la percepción que reina en el electorado es que el PRM gana en primera vuelta y por amplio margen. Así piensan hasta aquellos que no van a votar o que van a votar en contra del PRM.

He sido un crítico de la presente administración gubernamental y en el PRM apoyé a Guido Gómez Mazara, quien sacó un 6% en las primarias de esa entidad política. Ese 6% se convertiría en un 12% si el dirigente del PRM se hubiera separado de esa organización, pero su coherencia y convicción social demócrata pesaron demasiado y optó por el sacrificio. El presidente tuvo la correcta visión de sumarse no solo los votos de Guido, sino hasta el 2% que recibió Ramón Alburquerque, que también si se iba ese dos finalmente resultaría ser un 4%.

Algunos de los jóvenes que activan desde la cúpula del PRM saben que antes de octubre Luis Abinader no tenía el 50% y hoy coquetea con el 60%. De todos modos, es innegable que el jefe de Estado exhibe prudencia y equilibrio. Originalmente fue un gran subestimado, pero eso le convino. Después que le ganó dos convenciones a Hipólito Mejía 80 a 20 fue que empezó a recibir respeto, inclusive entre algunos de sus compañeros queexpresaron burla en su contra con el fin de resultar graciosos a otros líderes del PRD. Y al llegar al poder se produjo el corre el corre hacia él de personas de todos los litorales políticos que no saben estar abajo, que son apegadas al presupuesto de la nación.

Sin embargo, la oposición –si dos de sus líderes no tuvieran egos tan elevados— pudo muy bienentre octubre y noviembre de 2023 crear un amplio frente con boletas comunes en los tres niveles y recorriendo el país con un candidato presidencial único. Esa hubiera sido una real alianza con posibilidades de triunfo, porque muchos de los peledeístas que se fueron al PRM hubieran retornados y los empresarios invierten en un proyecto con posibilidades. Los números de las municipales fueran otros

Pero ante líderes opositores que no tienenacuerdo, con un frente donde cada cual acude de forma individual, donde reina la desconfianza, la enemistad y rostros con dibujo de derrota, en el país no puede producirse evolución importante algunacon miras al certamen comicial del 19 de mayo venidero. El triunfo de Abinader ya luce inevitable, aunque falte 48 días para el proceso. Y el debate electoral en agenda, gane quien lo gane, no alteraría nada.

Un hombre como Leonel Fernández, que fue presidente durante 12 años y con la brillantez intelectual que todos le reconocemos, es para haber dado continuidad al legado de Juan Bosch en término ético, estimulando las escuelas de formación política y un mayor nivel educativo y de conciencia en la población dominicana, pero negó el 4% del PIB a la educación pública y fue bajo la dirección del PLD que se crearon los planes de asistencias sociales vigentes, que no tienen nada de nocivos, pero se usaron con fines electorales.Siempre se hizo el cruce del padrón con aquellos que percibían las migajas. Se sabe que la tarjeta supérate, el bonogas y bonoluz, como otros bonos y becas se usan para beneficio electoral de quien otorga. Si eso es malo, entonces fue malo siempre.


Relacionadas