Tres mujeres dominicanas que han estado en la NASA que quizás no sabías que existen

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Por Mabel Vásquez


Pese a que vivimos en el circo social y la masturbación mental de la “farándula” que vivimos, existen mujeres en República Dominicana que podemos decir que son de otro planeta. Sonará como una exageración, pero es que se promociona tanto las que cobran en el estado “sin trabajar”, las que solo han vivido de “lo que le den”…, etc. 

Es increíble como no se hizo tanto eco de estas damas que diario ponen en alto las mujeres dominicanas. ¿Por qué se habla tan mal de las mujeres? Solo se promociona lo peor y quienes cumplen el estereotipo de “abrir las patas para que un hombre disfrute”, es decir, ser incubadora de semen, adorno (solo verse “linda”) y útero con patas (solo sabe decir que “parió”). 

No es la caterba de “chistes” que se hace para fomentar la naturalización del sexo femenino como “lindura”, es que estas mujeres existen y orgullosamente son dominicanas. Sin embargo, hay que incluir que en nuestros barrios tenemos “mujeres que son duras”, aquellas que temprano se levantan a trabajar para llevar comida al hogar honradamente, las que venden empanada en la esquina y no “venden su cuerpo”, la del colmado, la doña que vende té, etc. ¿Por qué no hablar de esas y dejar de prestarle atención a las “pajas mentales”? 

1- Isabel Torrón

Con solo 23 años, es Diseñadora de experiencia de usuario en el Centro de Investigación Ames. Le dieron el nombre de la dominicana que trabaja en la NASA. 

En primer lugar, desde que tenía unos 15 años se percató de que quería trabajar en ese lugar que entonces le parecía una historia de cine de ficción… hasta que conoció su realidad por televisión. Y se empeñó en ello eligiendo la carrera de Diseño Industrial en el Rhode Island School of Design, con la que tendría las capacidades para entrar en la NASA. 

Luego de unos seis meses y dos pasantías, logró un trabajo a tiempo completo como Diseñadora de experiencia de usuario en el Centro de Investigación Ames de la NASA, lo que “significa que tú tomas las interfaces o cualquier pantalla o sistema que el usuario esté interactuando con y trata de hacerlo lo más eficiente posible y lo más cómodo posible para ese usuario”. Contó a Diario Libre el pasado 4 de diciembre de 2012. 

2- Katherine Motyka

Aunque no lo creas, es la segunda mujer Dominicana en ser aceptada en la Universidad de la Singularidad, NASA. Katherine se graduó primera en su clase cursando Ingeniería Industrial en la universidad de INTEC (Summa Cum Laude). Se ganó una beca para estudiar Ciencias de Materiales en la Universidad de Jönköping, Suecia.

En 2013, después de completar sus estudios, Katherine fue seleccionada para participar en el Global Startup Youth celebrado en Malasia para aprender sobre las tendencias mundiales en el emprendimiento juvenil. Actualmente se desempeña como presidenta y fundadora de Jompeame.com, que desde octubre del 2015 han recaudado más de RD$6,000,000 en línea, haciendo realidad más de 150 causas y cambiando la vida de más de 4,320 personas.

En 2014, fue aceptada en el Clinton Global Initiative University en Arizona, entre los miles de solicitantes jóvenes de todo el mundo. En 2017 fue seleccionada como una de las 50 mujeres más influyentes en la República Dominicana y Jompéame como uno de las 30 promesas de negocios en República Dominicana según Forbes. Sustraído del blog de Intec.

No es color de rosa, es una luchadora incansable por este país. Cuentan que en una ocasión su madre debía tres meses de la renta de la casa y un vecino fue solidario y pagó un mes de alquiler para ayudarla. Su blanco son las causas de educación, alimentación, salud, vivienda, desastres y niñez. Publicado en Humanos Inspiradores. 

 

3- Paola Santana

Está decidida a cambiar el mundo, es una dominicana que de vez en cuando debería salir en todos los periódicos para ahondar la creatividad y el trabajo duro de la mujer dominicana. Es Paola Santana, abogada dominicana, y fundadora de Matternet en 2011 con cuatro otros emprendedores inmigrantes. Su trayecto empezó cuando recibió una beca para estudiar con la NASA. Conoció a otros tres académicos, Andreas Raptopoulos, Dimitar Pachov y Darlene Damm. Los cuatro decidieron hacer un real cambio. Publicado en Diario Libre.

Con solo 30 años, lleva ya cinco trabajando para sacar adelante una startup en la que ahora trabajan ahora 20 personas. Aun así, asegura que su camino en Silicon Valley ha sido muy duro. Lo ha sido como mujer en un mundo dominado por hombres, como latina y extranjera en un país en el que tuvo que pasar meses sin poder cobrar hasta lograr un visado que le permitió trabajar para la propia empresa que había ayudado a crear, y también como profesional sin capacidad técnica en un área en la que «no ser un ingeniero de software o hardware es algo que te resta». Publicado en CNET

¡Inspírate! Comparte que las mujeres dominicanas pueden cambiar el mundo. 

Colabora con El Pregonero
Click aquí para donar

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •