Puntualización Histórica sobre: Hebreo, Judío, Israelita o Israelí

Por redacciones

JAVIER FUENTES. Bronx. N.Y. Politólogo. Lic. en Teología y Biblia. Maestría en Escritura Creativa. Maestría en Derecho y Relaciones Internacionales

Artículo de Opinión
3 de 5

Daré una breve explicación de las tres principales etnias de origen “judío”, ya sabemos que usar ese término en este caso sería de mal uso. Al grado de confundirse y creerse un gentilicio de los descendientes de Abraham, Isaac y Jacob.

Ahora bien, no podemos negar que sus creencias religiosas (judío o judaísmo) fueron y son el motor que le ha permitido sobrevivir en las condiciones más hostiles de guerras, cautividad, exilios o dispersión.

La bíblica como fuente textual nos relata que conforme se desarrolló este pueblo había quedado cautivo en Egipto. Y años más tarde en Babilonia y Siria. Grecia y Roma.

Pero los libros de historia indican que fue creciendo de manera pacífica en su inicio rodeado por el imperio Hitita.

A raíz de la historia hebrea después que el Ángel cambió el nombre de Jacob (en hebreo: suplantador, usurpado, estafador), por Israel (el que ve a Dios o luchò con Dios), el gentilicio israelita viene a sustituir el hebreo.

Y con los doce hijos de Jacob ahora llamado Israel se originan las tribus de Rubén, Simeón, Leví, Judá, Isacar, Zabulón, Dan, José, Benjamín, Neftalí, Gad y Aser. (1-Crón:2-17).

De esta forma se da el surgimiento de la Nación de Israel.
No solo Jacob tuvo hijos sino una hija llamada Dinah la cual fue violada por Siquén.

En el libro de Crónicas aparece el nombre de Rubén primero, quien jugó un papel miserable en el especial momento que él y sus otros hermanos vendieron a José a los egipcios. (Gen:37)

La narración bíblica nos presenta a José como un soplón del comportamiento de sus hermanos y, a decir verdad, estos eran tan malos e idólatras que solo el propósito misericordioso de Jehová les permitió vivir.

Huelga decir que después se arrepintieron.

En el libro de apocalipsis el orden de las tribus cambia y sin entrar en teología cada uno de los seres humanos en función de sus pecados entrarán por una de estas puertas a la morada celestial.

Algo significativo que debemos tener en cuenta sin profundizar en escatología (eventos de los últimos tiempos) es que en tiempo de la “gran tribulación” varios nombres de los doce primeros están sustituidos; el caso de Dan y Efraín, prevaleciendo solos: “la tribu de Judá, doce mil sellados. De la tribu de Rubén, doce mil sellados. De la tribu de Gad, doce mil sellados. De la tribu de Aser, doce mil sellados. De la tribu de Neftalí, doce mil sellados. De la tribu de Manasés, doce mil sellados. De la tribu de Simeón, doce mil sellados. De la tribu de Leví, doce mil sellados. De la tribu de Isacar, doce mil sellados. De la tribu de Zabulón, doce mil sellados. De la tribu de José, doce mil sellados. De la tribu de Benjamín, doce mil sellados». ( Apoc. 7 y 21)

La tribu de Dan y Efraín no aparecen y la causa está bien detallada en el libro de Jueces. (Jueces 18:14-31).

Lo que se entiende es que de la tribu de Dan (Gen:49) vendrá el anticristo, (1-Juan 2:18), un sujeto negador del Dios de su padre, experto en ciencias y homosexual. (Daniel 11:36). En un trabajo escatologico después analizaré el tema

Ahora explicaré con ciertos detalles quiénes son: los Ashkenazi, Sefardí y Mizrají.

“Los “ashkenazi son básicamente los judíos que se acrecentaron en Europa Central y Oriental y cuyo dialecto es el yiddish, una especie de fusión entre el hebreo y el alemán” <<de hecho estos forman la etnia principal en el Israel actual, muchos incluso hablan ruso como segundo idioma>> (Referencia: Geopolítica del Sionismo Global: De la Teoría Jázara a la Praxis Apartheid y Financiera. Pág: 232)

Los segundos: “los Sefardíes: aquellos que viven en o provienen de la península Ibérica, hoy España, la palabra hebrea para España es sefarad, de allí el nombre, y cuya lengua principal es el ladino, caso similar al yiddish, puesto que es una combinación del castellano con el hebreo”.

Y por ultimo tenemos a los “Mizrajíes, los cuales son judíos que viven en Oriente Medio, en países como Siria, Yemen o Irak, la palabra Oriental en hebreo es mizrají”.

Los judíos “mizrají dependiendo de en qué zona geográfica de Oriente nos refieramos varía su idioma, porque en cada país se habla uno diferente siendo desde el judeopersa (dzhidi), el bújaro, el gruzinico, llegando hasta combinar lenguas bereberes con el hebreo”.(ibidem)

Entonces si tenemos todas estas variantes etnográficas tan diversas ¿cómo es posible hablar de “judíos” como una raza o como una etnia?, siendo que el ashkenazi, el sefardí y el mizrají no compatibilizan sino que tienen costumbres, tradiciones y lenguas tan distintas, sería imposible hablar entonces de judío como una etnia ni tampoco como una raza concretamente puesto que cada una de estas variantes étnicas están establecidas en otras naciones, las cuales a su vez cuentan con una nacionalidad distinta una de la otra y peor aún, en muchos de los casos. “Muchos de estos judíos a lo largo de la historia no han sido judíos por ser de algún linaje, sino que más bien han sido conversos a la religión judía”.

Según datos de la revista The Scientist en su artículo Genetic Roots of Ashkenazi Jews explica “que los judíos ashkenazi son descendientes de conversos jázaros del Reino de Jazaria o Kazaria el cual en el Siglo VIII se convirtió al Judaísmo”, es decir, que los ashkenazi de hoy en día no son de origen judío-semítico, sino que son de origen turquico-mongol de Euro-Asia Central, en el Cáucaso y gran parte del Mar Caspio y Negro. Lugares donde el Reino de Khazaria se acrecentó”.

En palabras del Dr. Eran Elhaik (judío israeli), profesor del Instituto de Medicina Genética de la Universidad de John Hopkins “recientemente concluyó, a partir del ADN autosómico, que los judíos europeos, de hecho, tenían un trasfondo jázaro”, así como asociados del Instituto McKusick-Nathans de Medicina Genética de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, han confirmado que “los diversos grupos de judíos en el mundo de hoy no comparten un origen genético común, y su genoma es en gran parte jazaro” y no tienen descendencia “semita”.

Un nuevo estudio, por el Dr. David Goldstein, Dr. Mark Thomas y el Dr. Neil Bradman de la University College en Londres y otros colegas, aparece en la American Journal of Human Genetics en el 2002, Dr. Goldstein dijo “que dependía de los historiadores interpretar la evidencia genética.

Su propia especulación, dijo, es que la mayoría de las comunidades judías se formaron por uniones entre hombres judíos y mujeres locales, aunque señala que los orígenes de las mujeres no pueden determinarse genéticamente”, en otras palabras, matrimonios mixtos puesto que “algunos estudiosos sospechaban que las comunidades judías a través de los matrimonios mixtos o la conversión se diferencian poco de sus poblaciones de acogida”.

(Continuará……)

(Referencias:
•Geopolítica del Sionismo Global: De la Teoría Jázara a la Praxis Apartheid y Financiera. Pág: 232-249.
•Biblia Reina Varela 1960)

Relacionadas