Las falsedades del discurso del presidente

Por redacciones

Por Nicolás Mateo

En su discurso de rendición de Cuentas del pasado 27 de febrero, el presidente, Luis Abinader, como es natural en todo mandatario, sobre todo cuando se está buscando la reelección, presentó al país una pieza oratoria optimista, con animo de impresionar a los ciudadanos de la República Dominicana, presentando una realidad de un país que solo existe en su imaginación, para lo cual recurrió a un sin número de falsedades, para afirmar que ahora estamos mejor que hace 4 años, que demostraremos a continuación.

Cuando Abinader prestó juramento como presidente, prometió que en sus 4 años de gestión el país se convertiría en una potencia energética, que estaría en capacidad de venderle energía a Haití. La verdad es que este cuatrienio se ha caracterizado por la vuelta de los apagones, y pese a que en su discurso optimista el presidente presentó un paraíso energético, la verdad es que las perdidas de energía han aumentado de 28.4% a 43% durante su gestión y que el subsidio al sistema eléctrico se incrementó de unos 20 mil millones de pesos, a 85 mil millones de pesos en el 2023.

Con vehemencia y con actitud casi teatral el presidente habló de sus logros en materia agropecuaria, precisando el aumento de producción en diversos rubros agropecuarios, pero la verdad, según datos del Ministerio de Agricultura y el Banco Central, es que el paí invirtió en importaciones de productos del campo en el 2023 unos 6 mil millones de dólares, mas del doble de lo invertido en el 2019, que fueron unos 2 mil 800 millones. Mientras que las exportaciones agropecuarias solo alcanzaron los 784 millones de dólares, 1,538 millones menos que el 2019, que fueron 2,322 millones de dólares.

Aunque nadie sabe con certeza cuantas soluciones habitacionales ha construido este Gobierno, porque cada funcionario da una cifra diferente, Abinader aseguró a principio de su gestión que iba a llevar a cabo el plan de construcción de casas mas agresivo de la historia, y prometió que serían 11 mil por año. La verdad, en su discurso dijo que se habían hecho 7 mil, 1,750 cada año en promedio, mientras que Danilo Medina construyó 22 mil, es decir, 2,750 viviendas en promedio por año.

En cuanto a la edificación de escuelas, el presidente no fue capaz de admitir que tuvo un pobre desempeño, pero dijo que construyó 121 escuelas, la mayoria de las cuales encontró en un 70% construida, para un total de 1,876 aulas, es decir, 469 aulas en promedio anuales. Danilo Medina construyó 27 mil aulas, o sea, 3,375 anuales.

Abinader, que se ha definido como el presidente de todos los record, intentando engañarse a sí mismo, como si las estadísticas no estuvieran al alcance de todos, tuvo la osadía de decir que tiene uno de los mas bajos costos de la canasta familiar de la región, y lo cuantificó en 210 dólares mensual, pero su propio Banco Central lo desmiente, y le dice que una familia gasta en sus alimentos en promedio unos 44 mil pesos al mes, es decir, 771 dólares, que es 3.6 veces mas de lo que dijo el mandatario. En el 2019 la canasta básica costaba 34 mil pesos, o sea, 586 dólares. Y hoy día el poder adquisitivo del dominicano es equivalente al del 2018, hemos retrocedido 6 años.

Otra de las mentiras expresadas por el presidente en su discurso fue que la República Dominicana tiene el séptimo salario mínimo mas alto de la región, la verdad es que somos la tercera nación con el salario mas bajo del continente, unos 245 dólares, solo por encima de Argentina, que son 152 dólares, y de Venezuela con 3.61 dólares.

De igual forma, Abinader se ufanó del “gran crecimiento económico” del país, señalando que era de los mas altos de la región, cuando en verdad pasamos de ser el segundo país líder en crecimiento, solo por debajo de Panamá, a ser el líder de los que menos crecen, solo por encima de Haití, Chile, Perú y Colombia. Hemos retrocedido a menos de la mitad del crecimiento promedio de los últimos 14 años, que fue de 5% contra el 2.3% que crecimos en el 2023.

En construcción Abinader no ha terminado una sola obra importante que le ponga un sello a su gestión, en educación tenemos menos estudiantes en las escuelas públicas que en la prepandemia, en el año lectivo 2019-2020 habían 2 millones 105 mil 747 estudiantes, actualmente hay 2 millones 70 mil escolare, es decir, 35 mil 747 menos. Habrá que buscar con la lampara de Diógenes donde está la mejoría que el país ha experimentado en este Gobierno.


Relacionadas