En Danilo Medina y cúpula del Palacio Nacional recae derrota del PLD

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Por Kelvin Ortiz Faña


A dos días de la pasada celebración de las elecciones presidenciales en el país y la derrota del Partido de la Liberación Dominicana, dirigentes de esa organización política comienzan a echarle la culpa a Danilo Medina y a la cúpula del Palacio Nacional.

Aunque Danilo es la cabeza del PLD y es parte de los culpables, no se le puede dejar toda esa responsabilidad a él. Como Gobierno hizo lo que tenía que hacer, como político no. Tampoco, el PLD hizo su parte.

Ahora, no entenderé como Danilo Medina, un zorro político, dejó que influyera tanto el odio de José Ramón Peralta, Gustavo Montalvo, Roberto Rodríguez Marchena y otros del Palacio Nacional sobre él. Que dejó que controlaran las decisiones del PLD, que colocaran empresarios y no políticos comprometidos en las instituciones públicas. Como permitió que discriminaran las bases del PLD, se marginaran a la dirigencia que le duele el partido de Juan Bosch.

Son muchos temas que se irán aclarando con el paso de los días cuando salgan del poder el 16 de agosto, pero Danilo Medina le toca reflexionar. De hacer un buen gobierno y perder las eleciones de esta manera, vergonzosamente.

Esa cúpula lo seguirá acompañado, pero no tienen ni tendrán compromiso con el PLD como lo tiene Danilo.

Tan solo hay que hablar con los dirigentes, como revelan de la forma que fueron  maltratados por estos funcionarios. No lo recibían ni iban a los sectores a resolver problemas a la comunidad.

Los peledeistas se sintieron marginado en estos gobierno del PLD y también demostraron, que sólo votan por Danilo y Leonel. Lo grave de eso, es que Danilo lo sabía, pero pesó más la imposición de la cúpula que el PLD. Vamos a ver, que tanto resiste su liderazgo político fuera del poder y con deuda pendiente.

Sígueme @KelvinOrtizF

Colabora con El Pregonero
Click aquí para donar

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •