El turno al bate del PRM

Por Abril Peña

Es curioso ver a los partidos políticos según estén arriba o abajo quejarse de las fallas del sistema, fallas que cuando han tenido el turno al bate, no sólo no han solucionado, si no que han ayudado a agravar la situación y en ocasiones a buscar maneras más creativas de llegar, ensuciándose lo menos posible, al menos, para los ojos de los neófitos en la materia.

Escuchar al Dr. Leonel Fernández justificar el fracaso de su partido,  tras haberse creído la película de la segunda fuerza, estrategia brillantísima del gobierno que permitió que el primero fuera comiéndole los caramelos al PLD, pero no lo suficiente como para írseles por encima, una estrategia genial,  que permitió que la oposición se pasara 4 años como el perro aquel, mordiéndose la cola y haciéndoles incapaces de armar una estrategia ganadora y si a eso se le suma, el descrédito abonado por el “ministerio público independiente” y sazón que agregó el ego inflado de parte y parte, el resultado que se tiene es lo que sucedió la estrepitosa caída y un duro despertar de los verdes sobretodo.

No nos mal entiendan, era bastante obvio los delitos electorales en los entornos de los recintos, pero es la primera vez que pasa ? Al León se le olvidó que en el 1996 las cédulas rodaban en sacos por los contenes y que cierto banco quebró según las malas lenguas y cierto ex senador para lograr su presidencia? Pero ahí no era molesto, después de todo a quien le dan pan que no coma.

Qué hizo la hoy oposición para que este tipo de cosas no siguiera pasando? Una ley que ha habido que aprobar dos veces y ni así sirve. Por qué no hizo nada el Excelentísimo Señor Presidente durante los 12 años que gobernó y luego los 8 que gobernó su partido para que las cosas cambiaran ? No lo hicieron, porque no les convenía, ayer ellos eran los que tenían el turno al bate y hacían lo mismo o tal vez peor.

Ojo, debemos de exigir que se respeten las leyes, pero que lo diga y exija quien antes se benefició de la zafra, es casi una burla, aunque entendible,  ya que es la panacea para sus acólitos, pero se le olvidó que lo que no es igual es ventaja.

Lo que sí es de desear que la Junta Central Electoral sea más estricta aunque todos sabemos que no cuenta con las herramientas para poner freno al tema, ni las tendrá en el corto plazo.

A la oposición lo que nos queda, es sentarnos como buenos hermanitos, hacer mea culpa, hacer los sacrificios que sean necesarios eso es si queremos ser competitivos y no tragarnos las carreras de toda una generación que espera en la banca que también les toque su turno, eso es si los egos deponen y la sensatez se impone. Creo que no es mucho pedir si de verdad estamos luchando por el bienestar del país y no por solo una porción del pastel.


Relacionadas