19 años después de los ataques terroristas del 11 de septiembre

El Pregonero
Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Tras la Caída del Muro de Berlín, Occidente se colocó en una especie de modo de pausa. El renombrado politólogo Francis Fukuyama proclamó el «Fin de la Historia» y los políticos fabularon sobre los «dividendos de la paz».

Estados Unidos se colgó la medalla de «superpotencia». Los antiguos enemigos que se atuvieron a las nuevas reglas de juego consiguieron entrar a los clubes occidentales; los que no, fueron relegados, pasados por alto.

Pero, tras concluir la Guerra Fría, a los Estados Unidos les faltó la voluntad creadora que habían mostrado tras el fin de la Segunda Guerra Mundial. Entonces, con la OTAN, la ONU, el Banco Mundial y el FMI, impulsaron las estructuras de un nuevo orden mundial.

Pero no hubo nada así en los años 90. Luego de mudarse de Arkansas a la Casa Blanca, Bill Clinton siguió siendo un político provinciano: no hubo una nueva estructura de seguridad para la mitad del hemisferio norte del mundo, ni un combate eficiente a la pobreza en el sur, ni una paz duradera en el Cercano Oriente, ni una estrategia significativamente mejor para la protección del medio ambiente.

Entonces, llegó el 11-S, el primer ataque a suelo estadounidense desde Pearl Harbor: como caído del cielo, en sentido literal y figurado. A los estadounidenses, ese golpe del destino los tomó desprevenidos; a algunos, hasta hoy, desorientados. Y este es un día que seguirá resonando por mucho tiempo en este siglo; pues, como dijera a DW el antiguo director de la CIA y general David Petraeus: «La lucha contra el terror durará generaciones.»

Nadie podía tener aún esta claridad en los días que siguieron al 11 de septiembre de 2001.

Tomado de DW en memoria del atentado del 11 de septiembre

Colabora con El Pregonero
Click aquí para donar

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •