Testimonio de empresario dominicano en corte hunde más al senador Menéndez y esposa

Por Redacción

Miguel Cruz Tejada

El Pregonero, Nueva York._ El testimonio del empresario dominicano radicado en Nueva Jersey, José Uribe el viernes asegurando que él y la esposa del senador demócrata Robert Menéndez (Bob) acordaron un trato para que la pareja recibiera entre $200 y $250 mil dólares en sobornos, hundió más a los acusados en el juicio que se le sigue en la corte federal del distrito sur en Manhattan.

El soborno entregado por Uribe incluye un carro Mercedes Benz convertible modelo C-300 2019 valorado en $60 mil dólares.

“Ella aceptó los términos”, dijo Uribe al jurado en relación a la respuesta de la esposa del legislador, Nadine Menéndez.

Los sobornos que también incluyeron lingotes de oro de manos de empresarios egipcios en el caso de Uribe, fueron a cambio de obtener el poder y la influencia del senador durante seis mandatos para hacer todo lo posible para detener y acabar con la investigación que se llevaba a cabo contra el empresario dominicano.

Uribe, de 57 años, se declaró culpable en marzo y es el testigo estrella de la fiscalía en el caso de corrupción del Gobierno contra los Menéndez, en el que están acusados de aceptar el automóvil, más de 150.000 dólares en lingotes de oro, 566.000 dólares en efectivo y otros obsequios fastuosos a cambio de favores al dominicano a los empresarios Wael Hana y Fred Daibes y a los gobiernos de Egipto y Qatar.

“Sabía que dar un automóvil a cambio de influir en un senador de los Estados Unidos para que detuviera una investigación criminal estaba mal”, dijo Uribe al tribunal cuando se declaró culpable para negociar su testimonio con los fiscales federales.

«Lamento profundamente mis acciones».

Uribe dijo al jurado que conspiró con Hana para pagar a la pareja y evitar investigaciones sobre el negocio de transporte de un amigo, Elvis Parra, y su propia empresa de seguros, que aseguraba los camiones de Parra.

El ex fiscal general de Nueva Jersey, Gurbir Grewal, testificó el jueves que Menéndez intentó presionarlo para que discutiera con él la investigación del negocio de camiones en 2019 y que rápidamente detuvo la presión del senador.

El senador y su esposa enfrentan 18 cargos criminales en el caso de soborno y enfrenta hasta 45 años de prisión por cada cargo si es declarado culpable.

“La próxima semana sabremos la verdad”, dijo Menéndez antes de subirse a un automóvil que lo sacó del tribunal.

Menéndez, de 70 años, se declaró inocente de los cargos de aceptar lingotes de oro, dinero en efectivo y un automóvil de lujo a cambio de hacer favores a los empresarios.

Uribe testificó que era amigo cercano de Wael Hana, quien está siendo juzgado con Menéndez, cuando Hana le dijo a principios de 2018 que las investigaciones criminales del estado de Nueva Jersey que giraban en torno al negocio de camiones de un amigo suyo y su propia empresa de seguros podría desaparecer en gran medida si estuviera dispuesto a gastar entre 200,000 y 250,000 dólares.

Uribe dijo que realizó una recaudación de fondos políticos para Menéndez el 13 de julio de 2018, a la que asistió el senador, recaudando 50,000 dólares.


Relacionadas