Reflexiones atrevidas #89: La inexcusable auténtica unidad opositora

Por pregoadmin

Por José Francisco Peña Guaba


Después de más de un año de escarceos pro-unidad, se logró el casi imposible acuerdo RESCATE RD, algo impensable, para no pocos, que creían que nuestros continuos pedimentos no eran más que alaridos a la luna.

Para construir ese primer paso, en medio de un panorama sombrío y de radicales posiciones encontradas, tuve que recordar el mecanismo que usaba mi padre. cuando la otrora alta dirigencia de los blancos quería imponer su agenda, y sus recurrentes prácticas divisionistas, el “acudir a las bases” para ir en consonancia con lo que deseaban, aspiraban y apoyaban el ejército de militantes, que servían de muro infranqueable ante las sinrazones de la cúpula, acudir al apoyo de la membresía revolucionaria, solo así se lograba parar las acciones de la gerontocracia perredeísta de aquel entonces.

Pues fueron precisamente las bases opositoras de los tres principales partidos de oposición (FP-PLD-PRD) las que lograron que sus cúpulas se vieran obligadas a pactar un acuerdo electoral, y, con ello, llevar cierta tranquilidad a sus propias militancias, y la esperanza a un electorado ansioso de salir de los modernos en este proceso electoral del año 2024.

Pero, un pacto, un acuerdo o convenio no es una alianza, y eso es lo que necesitamos en estos precisos momentos, que la oposición, persiga objetivos comunes, desistiendo en la práctica de todo aquello que los desune.

Se expresa casi siempre que el PLD y la Fuerza del Pueblo se han visto obligada a pactar, pero, que, sin embargo, no hay coincidencias estratégicas entre estas organizaciones, lo que hace difícil la conformación de una auténtica coalición con la que se gane las elecciones, y, por ende, unidos gobiernen nueva vez a la República a partir de agosto de este año.

Paso a explicar por qué el liderazgo opositor debe introspectivamente revisar las causas y consecuencias de no aceptar la realidad electoral de ambas fuerzas políticas, y que la suerte del progresismo, nuestra tierra está atada a un acto de buena fe y confianza, que nos devuelva al PLD unido de antes de las primarias del 2019. Veamos pues, las coincidencias y el legado obligado a defender por los morados y verdes.

1. Los modernos son hoy los representantes del conservadurismo, y se han convertido en los alfiles de la oligarquía, sumados a la genuflexa política internacional dictada por el imperio del Norte, los morados-verde, representan todo lo contrario, por eso sus gobiernos fueron armónicos con el sentimiento pro-izquierda democrática del pueblo. Ambos PLD-FP tienen en común un legado de acción gubernamental en defensa de los intereses populares, no de las clases adineradas de esta media isla;

2. Fueron los gobiernos de Leonel y de Danilo que más desarrollaron el país, sus obras sociales, de infraestructuras e institucionales es inmensa, en 20 años de gobierno, con sus pequeños yerros, estos hicieron administraciones que tuvieron como objetivo principal “Primero la Gente”;

3. Los gobiernos de los hoy, verdes-morados, abrieron las impensables relaciones con Cuba, y las de China, en una clara acción de independencia, que nunca mostraron los últimos gobiernos de los blancos, ya que su alta dirigencia se vende como de izquierda en la oposición, pero asumen las causas de la derecha cuando están en el gobierno, su proverbial incoherencia histórica;

4. Los gobiernos de los modernos, como lo fue también el de Hipólito Mejía, han afectado sensiblemente la economía popular, sin una mejoría salarial que se equipare ni por asomos a la constante espiral de aumentos de precios de todo lo que consumimos, el pueblo necesita volver a ser dirigidos por quiénes lo supieron hacer bien, y que están obligados corrigiendo los errores del pasado a hacerlo muchísimo mejor de estos, volver a ser inquilinos de la casona de Gazcue;

5. ¿Qué diferencia insalvable puede existir entre aquellos que estuvieron unidos por 46 años en un mismo partido, los que fueron destinados por el destino a realizar las mejores gestiones gubernamentales? Fueron las discrepancias mal manejadas las que dividieron a los de la tolda morada, especialmente a aquellos a quienes les afectó el “Síndrome de Hubris”, donde el poder los hipnotizó, pero cuyas amargas consecuencias están a la vista de todos.

Basta para resolver en parte, las diferencias que en menor medida continúan, es aceptar que todos en su momento se han ayudado, Danilo apoyo a Leonel en dos ocasiones (1996/ 2004), Leonel a éste en el 2012 y en su repostulación del 2016, Gonzalo es hechura totalmente de Danilo, y Abel Martínez le debe parte de su trayectoria a Leonel, las bases opositoras esperan que éstos construyan una alianza sincera, que le devuelva la esperanza a los de a pies, a los desprovistos de fortuna de este pueblo, de donde nacieron todos ellos, por sus orígenes todos estos salidos de familias humildes.

Los invito pues a dejar de lado los resabios del pasado, y a construir una victoria municipal contundente, para ello solo tienen que buscar un mecanismo para apoyar a los candidatos alcaldes y directores distritales que tengan mayores posibilidades de ganar al oficialismo, no importando a cuál de las organizaciones pertenezca FP, PLD, PRD, BIS, PQDC, PDI y OD.

Que hagan lo mismo con los candidatos al senado en las 32 demarcaciones, en lo presidencial deben evaluar si lo conveniente en términos electorales es coaligarse en la primera o en la segunda vuelta más allá de los posicionamientos partidarios, la dupla presidencial debe articularse entre las mejores opciones, las que garanticen ganar las elecciones a la maquinaria reeleccionista.

Los líderes de la oposición deben observar los últimos resultados electorales en América, los gobiernos de los partidos únicos pasaron a la historia, se gobierna hoy en coalición, como en Colombia, en Brasil, entre otros ejemplos.

A la oposición lo que le conviene es la unidad, por variopintas razones, por lo que en pragmatismo electoral, nos llama a asumir la asignatura de las matemáticas, en la política, los verdes para llegar necesitarán a los morados y viceversa, entonces que se espera para tomar acciones inteligentes que nos lleven a triunfar en los próximos comicios, y volver a llevar a los auténticos hombres de pueblo al Palacio Nacional, y así expulsar del poder a la alianza público-privada que nos desgobierna, integrada por la oligarquía y el popismo.

Relacionadas