Reconocimiento al Moreno

Por Rodriguez

Por Danilo Cruz Pichardo  [email protected]


El Pregonero, Santo Domingo.-Recientemente la Cámara de Diputados, en acto efectuado en el Salón de la Asamblea Nacional, ofreció un reconocimiento póstumo a Maximiliano Gómez (El Moreno), antiguo secretario general del Movimiento Popular Dominicano, quien  fue asesinado en Bruselas, Bélgica, el 23 de mayo de 1971, cuando apenas contaba con 28 años,  en un hecho que se le atribuye a la CIA. La señora Carmen Mazara, viuda Gómez, un símbolo viviente de luchas por las causas nobles, pronunció palabras muy emotivas en el acto.

El reconocimiento al Moreno, producto de una resolución aprobada por diputados de todas las bancadas de ese hemiciclo, es una manera de rendir honor a sus luchas por las causas libertarias y democráticas de la República Dominicana, en una época de carencia de libertades políticas y respeto a los derechos humanos, como en efecto fueron los últimos años del trujillismo y el intento de sus remanentes de permanecer en el poder a la muerte del tirano.

Maximiliano Gómez Horacio se destacó por su oposición al régimen del triunvirato y participó en la Guerra de Abril, enfrentando a las tropas norteamericanas que ocupaban el territorio dominicano. Tuvo, además, una destacada actuación contra el terror político que impuso Joaquín Balaguer a partir de 1966. El Moreno no solo fue un revolucionario que abogaba por la liberación de su pueblo, sino un intelectual, lector e investigador incansable sobre los problemas históricos y de su época en términos políticos, sociales y económicos, a tal punto que a los 23 años fue designado máximo líder del MPD, diseñando estrategias contra el gobierno criminal.

El Moreno apenas cursó un octavo curso, porque desde la adolescencia se vio obligado a  trabajar como obrero del Ingenio Consuelo y del muelle de San Pedro de Macorís, despertando simultáneamente inquietudes políticas y sociales que lo llevaron a ser un apasionado de la lectura, haciendo énfasis en aquellas epopeyas y eventos registrados en el ámbito mundial que generaron cambios y transformaciones históricas de muchos pueblos.

Indudablemente que se trató de un hombre excepcional, si partimos de su humilde origen y el hecho de que no tuvo la oportunidad de acudir a realizar estudios a ninguna academia superior. Solo la vocación de servirle a su pueblo y la fuerte voluntad de dotarse de conocimientos podían llevarlo a un nivel intelectual tan elevado y convertirse en líder y paradigma de los hombres y mujeres de la organización de izquierda de mayor vigencia de la época, el MPD.

Convertirse en intelectual y estratega político a muy temprana edad no es muy común en República Dominicana. Me cuentan que era de alta estatura, carismático, culto, de verbo ágil, sociable, honesto y simpático, pero firme y valiente. Dijo Thomas Carlyle que: “Puede ser un héroe lo mismo el que triunfa como el que sucumbe, pero jamás el que abandona el combate”.

El Moreno tenía un talento fuera de serie.  Es de estos hombres que surgen cada 100 años y es una de las razones que valora la Cámara de Diputados para hacer honor a quien honor merece.

Se trató de una actividad que contó con la asistencia de cientos de personalidades de la vida política nacional, de diferentes organizaciones políticas, pero que dieron muestras de apoyo y solidaridad al merecido reconocimiento, sobre todo en un momento donde a una figura histórica, como El Moreno, se analiza sin fanatismo político, de manera desapasionada. Con ese reconocimiento se repara cualquier eventual daño moral que algún comunicador troglodita haya pretendido ocasionar a la memoria de Maximiliano Gómez.

Me imagino que reina satisfacción en directivos de la Fundación Maximiliano Gómez, empezando por doña Carmen Mazara, el doctor Freddy González, entre otros, con esa actividad que se llevó a cabo en el Salón de la Asamblea Nacional, un espacio que es escenario del poder político en la República Dominicana, país en el cual hay libertades ciudadanas, libertad de prensa, respeto a los derechos humanos, democracia en sentido general (aunque con sus defectos), gracias al legado y las luchas que libraron hombres como Maximiliano Gómez (El Moreno).


Relacionadas