No nos confundan con apariencia de piedad

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Por Iván Mateo Calderón


Muchos cristianos han caído en el jueguito de que si este o cual candidato es pro esto o pro aquello y se han enfocado en dos aspectos.

A los que les pregunto:

Pero fueron dos mandamientos los dado en el éxodo?

Sigo preguntando, quienes detuvieron la reforma Penal en el país para que se introduzcan las causales del aborto?

No fue el gobierno de Danilo Medina que observó en tres ocasiones el proyecto de código Penal, para que se introduzcan las causales?

Pero quien fue que le dio el placet como jefe de la política exterior del Estado a E.U, para que un embajador venga con su esposo y se pasee por nuestras escuelas?

Sigo preguntando a mí amada comunidad cristiana.

No robarás no es parte de los mandamientos?

No fueron las iglesias protestantes, las principales en pedir respeto a la libertad religiosa ante los abusivos e irritantes privilegios del Estado con el catolicismo, como resultado del Concordato, al punto tal que pidieron en muchas ocasiones la declaratoria de inconstitucionalidad de ese tratado?

Quienes dominaban el congreso cuando se negó la posibilidad de enumerar en nuestra constitución los vicios sociales?

No nos importa la corrupción? madre de todos nuestros males, porque comienza en el corazón de nuestros políticos, generando mortandad, hambre y desnudes de los más necesitados.

En mí caso repruebo a los pro esto y a los pro aquellos, pero también a los corruptos patológicos, que no se miden aún en medio de una pandemia.

Que llenan nuestras sociedad de vicios de toda índole y sembrando muerte y desesperanza en nuestro pueblo.

Recordemos lo dicho por Pablo a Timoteo, en su capitulo 3. sobre el carácter de los hombres en los últimos tiempos.
Versículo 5 «Que tendrán apariencia de piedad, pero negaran la eficacia de ella . A éstos evita».

Colabora con El Pregonero
Click aquí para donar

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •