No fue venganza: Flor Silvestre

Por Redacción Elpregonero

Por Javier Fuentes


FLOR SILVESTRE, de 28 años, nació en medio de los truenos en la madrugada del jueves 15, de abril, del 1986, mulata, uno 1.78 de altura, cuerpo casi perfecto, con 130 libras, familia de clase media alta, ojos marrones de miradas coquetas y profundas.

Le encanta usar jeans con chaqueta negra, blusas blancas y zapatos cerrados de tacones,  siempre con aretes de piedras de diamantes, reloj cartier y guillo tejido figaro. Su fragancia envuelve la oficina dejando ver sus collares de perlas.

Está divorciada y tiene una hija de ocho años. Trabaja en la Clínica Monte Sinaí. Es gerente encargada de cobros y se comenta ser amante del accionista principal  Don Horacio Mastrolli, uno de los grandes millonarios de la Isla Santo Domingo.

Flor Silvestre de temperamento explosivo y de fuertes emociones. Siendo las 6:00 a.m., lunes 25 de febrero de 2018, preparaba los alimentos para ella e iba a despedirse de su niña, quien vive con su abuela materna la Dra Gloria. Escucha pasos en la escalera.

Alguien toca la puerta. Tun un tun tun…tun tun

Ella, ¿Quién es?

Pensando que era Don Horacio, que acostumbraba a visitarla antes de irse ambos a la oficina y desde allí llamar a su madre.

Sin esperar respuesta

Abre…

Su sorpresa…..

¡Gustavo!, ingeniero automotriz, padre de la niña.

Ellos se conocieron desde niños pero la vida le había cambiado desde sus días en la universidad, sobre todo a él por los tragos y las drogas.

Estando borracho fue al apartamento de Flor Silvestre, a reclamar por qué lo había dejado.

Hubo una discusión que se tornó violenta, en su reclamo, él levantó la mano para golpearla y ella le enterró en el lado izquierdo del pecho, el cuchillo con el que diariamente rebanaba el pan.

Cómo desgracia del destino, una sola bastó.

Llegó la policía y con esta, periodistas y camarógrafos  de distintos medios.

Los noticieros daban la información. Su cara estaba ahora en todos los canales televisivos, prensa escrita y redes sociales,  etc…

Los informativos comentaban en sus titulares

 <<El asesinato por infidelidad esta copando la clase media alta de Gazcue>>.

<<Tenemos hoy un caso de infidelidad matrimonial que termina en homicidio>>

 <<Un triángulo amoroso: una asesina. Un hombre muerto. Se desconoce si participaron más>>.

Don Mastrolli, casado, no puede creerlo. Su esposa le dice: ¿qué no es tú amante ramera?

Ahora Flor Silvestre, la joven inteligente, hermosa, atractiva y de mirada seductora con cabellos rizosos, queda sola. Sin la protección de su guardián bajo el escrutinio de la gente.

<<Nadie se explica por que la matadora no busco otro modo de defensa ante un hombre borracho>>.

Comentan en su oficina los que les envidian.

El movimiento feminista;

<<Ni una más, ni una menos>>, esta llamando a una jornada de movilización a favor de la libertad de Flor Silvestre, aduciendo que fue en defensa personal.

En la celda, otras reclusas  insinúan; que es una maldita y que ido el custodia les enseñaran quienes mandan. Mientras ella escucha temerosa.

Al siguiente día su abogado le pregunta y ella se niega a aceptar que es una asesina. Éste le sugiere tratar de no pelear en la cárcel.

Los analistas de los medios comentan que según el código de procedimiento criminal, su pena sería 30 años de reclusión.

El abogado le plantea que hay pena atenuante si negocia con la fiscalía y expone la circunstancia real de los hechos. Ella les da explicaciones y repite no ser una asesina ya que todo sucedió muy rápido.

Hay un hombre muerto. Responde el abogado. En tú apartamento, con tú cuchillo y tus huellas.

La periodista de Antena Latina 10, documentó la honradez y moral de esta jóven sencilla y humilde de corazón, que hoy quieren satanizar recordando que: se avergonzó cuando quisieron hacerle un regalo por resolver un problema de deuda mal procesada de millones de pesos del seguro de una empresa y no aceptó.

Es muy diligente y honesta, no tenía ningún problema con su horario ni los registros financieros.

Eso sí, con sus compañeros de trabajo, era exigente. No perdonaba  faltas ni indisciplinas. Entiende que dónde hay dinero y posibles sobornos no cabe lugar para las dudas..

Cualquier error o falta era un despido. Subía el tono de voz cómo una leona romana hambrienta en el coliseo latino, pero es un ejemplo de cómo se puede avanzar siendo madre soltera sin pedir favores.

Lo que nadie sospechaba ni podía entender el por qué Don Horacio le tenía tanto amor.

Hasta que durante el proceso judicial fue al tribunal y declaró ser su padre.

Frente al juez. Éste le pide a ella narrar cómo acontecieron los hechos y, el fiscal que representa el ministerio público la interrumpió con ciertos tecnicismos jurídicos.

El abogado acusador. ¿Si usted vio que tocó por qué abrió?.

¿Y sí estaba ebrio o perdón muy borracho, debió decir hablamos después?

¿Por qué no llamó a un vecino o a la policía?.

Flor Silvestre.

Responde.

-Porque siendo el padre de mi hija. Pensé que iría a verla y a llevarle algun regalo o dinero y no vi en ése momento que fuera una amenaza para mi integridad física hasta…

¡¡Hasta qué señorita!!

Interrumpe el fiscal

-No señorita……

-Hasta …

-Que decidió matarlo por desengaño y por haber sido abandonada. Lo que nos pone de frente una venganza pasional. La cuál usted había planificado y madurado para el día que él la visitará.

Ella llora……

Pierde el habla

Y antes dice -Jamás…. -Jamás……

Creo en que la vida es sagrada y solo Dios puede disponer de ella.

Voy a la iglesia y mi diversión es hacer deporte con mi hija, como jugar voleibol y nadar.

-Lo único que deseo en esta vida es ver a mi niña crecer y poder cuidar a mi madre, nosotras tres juntas. Y que ella cuando crezca esté conforme con lo que ambas les hemos enseñado y dado.

Recobra el aliento y el habla y dice: Voy a luchar hasta la última. Tengo una madre que cuidar y una hija. Las cuales solo me tienen a mi. Demostraré que fue en legítima defensa, aunque el caso dure cien años, no permitiré que me encarcelen como una asesina y no pueda ver a mi hija crecer y vivir humillada y avergonzada.

Flor Silvestre, es hija única, disfrutó todo lo que quería. Nunca aceptó el no y menos el rechazo.

Relacionadas