Miki Bretón y Alofoke

Por Abril Peña

Hace unos años el que no se comportaba bien o era acusado de un delito o un crimen, se convertía en un paria social, se le hacia sumamente difícil insertarse en la sociedad, era aislado allí donde fuese, como un castigo a su comportamiento se llegaba tan lejos que en una práctica hay que decir injusta, hasta la familia llevaba y compartían el castigo moral, pero la sociedad ha involucionado de tal manera que ahora mientras más vulgar, rastrero y deleznable es el comportamiento, mejor les va, consiguen entrevistas, se vuelven tendencia en las redes sociales y si no tienen sentido del ridículo ya que sabemos que el común es el menos común de los sentidos, termina siendo “influencer” o “artista”.

Alofoke con una entrevista a un asesino, muestra que a todas luces Miki Bretón se equivocó al no usarlo en sus cortos, porque es muy buen actor, tanto que engañó al juez, que en su dispositivo dice que mostraba arrepentimiento,  cosa que a juzgar por el contenido de sus declaraciones, que buscan más bien limpiar su imagen y echar toda la cuaba al muerto,  en un país de hipócritas donde ser gay al parecer le da a los asesinos patentes de corso para matar impunemente, no siente. Diez años vale una una vida aquí, hoy, el asesino es famoso y todos contribuimos a hacerle más, cada vez que hablamos de él.

Se supone que vivimos en democracia y que no existe censura, en teoría Alofoque no hizo nada malo al darle la entrevista, pero de vez en cuando la autocensura tiene sus bonanzas, hemos normalizado lo mal hecho,  y esto no empezó ahora, aunque ahora estemos cosechando los resultados.

Cuando salió la revista Sucesos hace más de 20 años ponía todos los hechos de sangre mientras más groseros mejor, nadie dijo nada, cuando cierto canal de TV comenzó a colocar contenido cada vez más vulgar y soez tampoco, cuando cierta emisora empezó a vocear malaspalabras y hablar uno encima de otra violando todas las reglas del buen comunicar, tampoco nadie dijo nada, y no lo dijeron porque en el camino descubrieron que se ganaba dinero con eso y que promover los bajos instintos, la vulgaridad, la incultura y la basura dejaba dinero y mucho más fácil y barato que fajarse a crear verdadero contenido, así que la evolución natural es lo que tenemos ahora, la sociedad del pan y el circo donde enseñar el sieso, hablar de quien se acuesta con quien, donde un estafador, ladrón o asesino son figuras y apareció otro “empresario”  y sigue exprimiendo  la incultura, el morbo, la ignorancia y la vena chismosa y amarillista que muchos llevan dentro, después de todo es la evolución natural de aquellos tiempos y de una sociedad cada vez menos educada y con menos valores, aquellos vientos trajeron estos lodos.

El asesino era mayor de edad, el muerto también lo era, antes como ahora el primero sueña con las tablas, y no ceja en su empeño, hay que admitir que  además de descaro y falta de principios, tiene constancia y al final solo le costó para conseguir su sueño un muerto y 14 Años de vida y para terminar de ponerle la tapa al pomo, si graba algo démosle un millón de views para que tengamos dos o tres más repitiendo el hecho.

Esperemos que el próximo muerto no salga de lo litoral de quienes promueven la basura a ver si les va gustar que ande dando media tours.


Relacionadas