Manuel Jiménez dice PLD convirtió la política en una acción mercurial

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

EL PREGONERO, SANTO DOMINGO.- El cantautor y político, Manuel Jiménez, afirmó que el Partido de la Liberación Dominicana (PLD), convirtió la política en una “acción mercurial”, en vez de un ejercicio para la producción del bienestar de la sociedad dominicana y como acción de servicio.

El autor de “Quien no sabe de amor”, quien por muchos años perteneció a esa organización,  destacó que en un partido como ese él no puede estar, al mismo tiempo de describir como un amigo del partido morado le expresó que estar en el PLD es tener sus necesidades básicas cubiertas y que su finalidad no es servir al país.

El ex diputado aclaró que su juramentación en el Partido Revolucionario Moderno (PRM), implica pertenecer a esta entidad política, cumplir sus estatutos, sus reglas partidarias y actuar en consecuencia. Enfatizó que no se debe llegar a un partido con la finalidad del “dame lo mío”, y que ha entrado al partido moderno con el objetivo de hacer las cosas que se decidan en el PRM.

Expresó que es respetuoso de la decisión que el PRM tome con relación a la candidatura de la alcaldía del ayuntamiento de Santo Domingo Este. Adujo que sus aspiraciones van muy ben y que las encuestas respetables y verdaderas le dan un 68% y que solo tiene una taza de rechazo de 1.9%.

Jiménez  aseguró que la política dominicana se ha degrado a un punto tal que los hombres y mujeres con verdadero interés del bienestar de este país se han alejado por la frustración que produce las situaciones que se dan en la vida política.

Añadió que las personas que creen en el país deben dar un paso al frente, y hacer política porque de no hacerlo, estarían siendo culpable de la degradación, debido a que entrar en la vida política es una gestión de orden patriótico.

Autor:  César Doroteo 

Colabora con El Pregonero
Click aquí para donar

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •