Lucharemos solos para defender RD

Por Abril Peña

Aunque estamos claros  que lo justo seria  “luchar juntos para salvar a a Haití” no nos hacemos muchas expectativas respecto a que la comunidad internacional se ocupe en el corto plazo de hacerlo y aunque el compartir el territorio nos hace vivir en una simbiosis permanente con la vecina nación, todo parece indicar que nos tocará luchar solos defender República Dominicana, aunque para algunos esta expresión y preocupación sea populismo y politiquería barata,  lo cierto es que el descalabro de Haití es un riesgo de seguridad, económico y de salud, para este lado de la isla, pero en la práctica solo le produce grandes daños a los dominicanos y saben qué ? Eso no le importa a nadie más que a un grupo, los que se han enriquecido a través de los años con el comercio, la mano de obra barata y el trasiego de almas y otras cositas, esto les da maní y a la comunidad internacional mientras no les lleguen a sus puertas tampoco es que les importe mucho.

Lamentablemente Haití no es Ucrania o Israel, para que las naciones se involucren en conflictos de otras,  deben poder ganar algo en el proceso  y de Haití ya no hay nada que sacar, El Oro que allí hay ya tiene dueño y que se sepa no tienen ninguna otra cosa para ir como aves rapaces a consumir, tampoco tienen gran importancia geopolítica puesto que al estar nosotros en la isla, nuestra posición geográfica,  que sería la ventaja la consiguen de este lado, así que tampoco pueden sacar beneficio por allí, el mundo está en crisis económica, de salud, social o política según sea el caso y la gente francamente se cansó de invertir en el barril sin fondo que se ha convertido esa nación, así que están operando bajo la ley del mínimo esfuerzo.

Asi que acostumbrémonos al hecho de que nos tocará luchar solos y seguiremos pagando los platos rotos de la desidia y la corrupción en Haití, después de todo se supone que son un país soberano no es problema de nadie más que de ellos mismos sacarlo a camino y Haití parece que ha hartado a todo mundo y nosostros de camino también, ellos no son responsabilidad nuestra pero tampoco del mundo.


Relacionadas