Lo de Don Miguelo y Mami Jordan es normal donde viven el 80% de los dominicanos

El Pregonero
Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

No cabe dudas, que la ciudadanía dominicana está separada en dos mundos, uno formado por una minoría educada, con cierto nivel económico y de valores familiares salpicado, tal vez de aspirantes a clase media, que es posible que aún no tengan el perfil socioeconómico, pero si el intelectual o aspiran a tenerlo y, el otro mundo es, el resto del país, país de los pobres, de la hooka, el dembow, del matrimonio infantil, de las madres adolescentes, de la deserción escolar, de la falta de educación, de los bajos sueldos, del hacinamiento.

En fin, de taras más que si este periódico fuese impreso tal vez no diese el espacio para detallar de todo lo que carecen  aunque muchas de esas cosas ni siquiera la echen en falta.

Y es precisamente el hecho de que una parte autoridades incluidas vivan en esa burbuja, es lo que ha hecho que todo mundo se escandalice con los bailes lascivos de niños en un Challenge de Don Miguelo, que Mami Jordan perreara con su hijo o que está última compare en radio nacional junto a Amelia Alcántara como la una o la otra le sacan dinero a los hombres, una a la franca (Prostitución) y otra de manera más «discreta» (chapeo), sin embargo, ¿nada pasó   cuando se filtraron videos a lo largo y ancho del país de niños cantando «yo quiero mi leche» ?

Los Challenge son una práctica muy vieja entre niños y adolescentes, incluso mucho peores lo hacen en plena escuela cumpleaños, en el colmado y donde quiera que puedan escuchar la música cargada de contenido sexual, pero en un lenguaje que de poético no tiene ni la P.

¿Quién determina que un baile es vulgar? ¿Nuestro puritanismo? ¿Nuestras costumbres? ¿Nuestro gusto por el arte? ¿Quién le ha dicho al 80% del país que eso está mal? Pero, porqué durante años el otro 20% se han hecho los chivos locos permitiendo que se trivialice y se normalicen conductas hasta que no se sepa que está bien o qué está mal.

Querer venir como el chapulín colorado a querer hacer cumplir «leyes» que hasta ayer eran letra muerta, mientras se permite que niñas y niños de todo el país descarguen una aplicación que les permite prostituirse no es más que bulto y sinvergüenceria y con esto no se está aplaudiendo el comportamiento de nadie, pero es curioso que no se persiga a la red social que permitió la transmisión por poner un ejemplo, si van a intentar ponerle coto a la subcultura urbana no lo lograran precisamente con el fuete, porque con la cultura y la costumbre nadie puede y aunque nos duela, eso está sembrado ya en el tuétano de los jóvenes y niños de nuestros barrios.

Saquen la cabeza de la arena que el país no es el polígono central, Punta Cana, La Romana, Santiago y demás polos, el país no son los exquisitos egresados de las escuelas privadas o  de la PUCMM, Unibe, Intec, etc., el país no es Blue Mall o Ágora. Dense una vueltecita por la 39 de Cristo Rey, por Los Alcarrizos, Los Guandules, Villas Agrícola, Capítulo, Herrera, etc.

De ser posible, en la tardecita y cuando lo hagan entonces siéntense con la mano en la cabeza en una acera si encuentra una vacía y dediques a pensar en cómo vamos a enderezar un árbol bastante torcido, porque no será a martillazos precisamente, y aunque no se puede alegar ignorancia ante la ley, también la misma tiene otra fuente y es la Costumbre y aquí eso es la Ley.

[email protected]

Colabora con El Pregonero
Click aquí para donar

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •