La Sostenibilidad y el Desarrollo de RD

Por Redacción

Por Milton Olivo


 Implementar la sostenibilidad como motor del desarrollo en un paraíso turístico como República Dominicana es de una importancia extraordinaria, pero  requiere una colaboración estrecha entre el gobierno, el sector privado y la sociedad civil, además de políticas coherentes, la  inversión en infraestructura y fomentar la concientización en la población, son cruciales para aprovechar al máximo este enfoque.

La sostenibilidad puede ser una poderosa fuerza motriz para el desarrollo de la República Dominicana (RD) en múltiples aspectos.  La República Dominicana es un destino turístico popular, y adoptar prácticas de turismo sostenible puede atraer a un segmento creciente de turistas que buscan experiencias responsables.

De ahí que debe declararse de alto interés nacional la protección de nuestras  playas, parques nacionales, reservas naturales, ríos, cañadas, lagunas, etc. Como la construcción de hoteles y resorts ecológicos que utilicen energía renovable y prácticas de gestión de residuos.  Y fomentar actividades que respeten y promuevan las tradiciones y la cultura dominicana.

La agricultura es una parte vital de la economía dominicana. Por lo que, la adopción de prácticas agrícolas sostenibles puede mejorar la productividad y la calidad de vida rural: Implementando  sistemas de riego más eficientes y tecnologías de captación de agua.

Es imprescindible reducir de forma creciente el uso de pesticidas y fertilizantes químicos, promoviendo productos orgánicos, los cuales tienen alta demanda en los mercados internacionales. Lo que se reflejará en mejora de la salud del suelo y la  reducción de la deforestación.

Sin duda, RD debe seguir apostando al desarrollo de fuentes de energía renovable, pues es  reducir la dependencia de combustibles fósiles, además que se mejora la seguridad energética, con la instalación de plantas solares y parques eólicos para aprovechar el clima favorable del país, e incentivar  el uso de residuos agrícolas (biomasa) y de recursos hídricos para generar electricidad.

Una gestión eficiente de residuos sólidos urbanos -RSU- por parte de las municipalidades,  es crucial para la sostenibilidad urbana y rural, de ahí la trascendencia del establecimiento de programas de reciclaje y compostaje para reducir los desechos en vertederos.

Para lo que es vital, y debe ser el inicio de todo, impulsar campañas educativas para informar a la población sobre la importancia de la gestión de residuos, con la separación de los residuos en el hogar, y la reducción del consumo de plásticos.

Debemos promover la incorporación de la sostenibilidad en el currículo escolar y en programas de formación profesional. E incentivar  la formación de técnicos y profesionales en áreas relacionadas con la sostenibilidad, como la gestión ambiental, la energía renovable y la agricultura sostenible.

El desarrollo de infraestructuras sostenibles puede mejorar la calidad de vida y reducir el impacto ambiental, promoviendo  construcciones que minimicen el consumo de energía y recursos e invirtiendo  en sistemas de transporte público eficientes y menos contaminantes.

La adopción de prácticas sostenibles puede diversificar la economía, dominicana, haciendo que sea menos vulnerable a las fluctuaciones de los mercados internacionales. Además de que mejora de la salud pública y del entorno, lo que da como resultado  una población más sana y productiva.

Y sin duda, las políticas sostenibles tienen el potencial de  atraer inversiones extranjeras, especialmente de empresas que buscan prácticas responsables.

El autor es egresado de la Universidad ISA.

 

Relacionadas