La fortuna de los nuevos funcionarios

El Pregonero
Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Durante años hemos pedido que los funcionarios públicos hagan su declaración juradas de bienes, ahora por fin la han hecho y parece peor el remedio que la enfermedad, pareciese que la riqueza es un pecado, es palo si boga y palo si no boga, a juzgar por la reacción de los cibernautas ante las fortunas de los funcionarios.

Llama más aún la atención las reacciones ante el capital de los que vienen de la sociedad civil, porque parece que pensaban que tantos años de ejercicio profesional fue para matar el tiempo en una oficina y no para crear capital.

Sí señores, no solo se trabaja para comer, muchos trabajan y tienen la suerte si se quiere de tras mucho esfuerzo de ellos o de sus progenitores o tal vez de los que estaban incluso antes que ellos, poder hacer una fortuna, no todos podemos ser ricos…Lamentablemente, pero algunos llegan, a lo que sí podemos aspirar es que existan las oportunidades para que todos podamos soñar,  al menos con llegar ahí, ¿acaso tienen que pedir perdón por ser exitosos? 

Lo que si podemos exigir es que los ricos y poderosos puedan demostrar el origen de sus fortunas, por lo menos someramente, pero dejémonos de hipocresía, antes nos quejabamos de que llegaban pobres al gobierno y salían ricos, en esta ocasión no se da el caso, deberíamos de celebrarlo y evitar que el monstruo verde de la envidia y la mezquindad saque su horrible cabeza.

Pero, en el fondo lo que deberíamos desear es una ciudadanía que opine de una manera más consciente, menos alegre, pero sobre todo más informada.

[email protected]

Colabora con El Pregonero
Click aquí para donar

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •