La estrecha relación entre obesidad y enfermedad por coronavirus

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Por Dra. Eva Nicole González.


Durante los últimos meses hemos sido testigos de todos los esfuerzos orientados a encontrar las medidas adecuadas para evitar el contagio por el nuevo COVID-19. Desde guantes y mascarillas hasta productos de limpieza del hogar como detergentes y lejía. A causa de ello también me dediqué a observar como nadie menciona la estrecha relación que guarda el estado nutricional con el contagio, desarrollo de la enfermedad y gravedad por la misma.

Me dediqué a observar como todos obvian la única y verdadera herramienta que tenemos para combatir esta y todas las enfermedades; nuestro sistema inmune.

En diversos estudios se ha demostrado que la obesidad es un factor de riesgo para desarrollar neumonía severa y aumenta de manera alarmante el riesgo de ser ingresado a la unidad de cuidados intensivos y de requerir ventilación mecánica invasiva.

Por ejemplo, en Francia demostraron mediante un estudio en 124 pacientes que casi el 50% de los ingresados tenía un IMC mayor de 30 kg/m2 (obesidad) y que de los pacientes que requerían ventilación mecánica, 75% tenia un IMC mayor de 30 kg/m2 y 85% mayor de 30kg/m2 (obesidad grado 2). Lo cual demuestra que hay una relación proporcional entre el IMC y el requerimiento de ventilación mecánica y que la gravedad de la enfermedad aumenta con la misma.

En Nueva York, en un estudio retrospectivo con mas de 4,000 sujetos se evidenció que en cuanto a las comorbilidades que acompañaban a los infectados por SARS-CoV-2, un total de 614 sujetos (15%) tenían diabetes, 1,100 (27%) obesidad y 1,235 (30%) enfermedad cardiovascular.

Demostrando que la obesidad tiene una influencia igual o mayor que muchas otras
enfermedades crónicas. Aunque esto se hace evidente ya que la obesidad suele traer consigo el padecimiento de Diabetes, dislipidemias y enfermedades cardiovasculares.

Últimamente se habla mucho de la posible vacuna que pudiera llegar al país en los próximos meses, por eso encontré pertinente y curioso destacar también un estudio realizado durante los años de la pandemia por la influenza H1N1, en este hicieron un seguimiento de los anticuerpos IgG durante un año en pacientes vacunados, demostrando que los individuos obesos presentaron una caída de los anticuerpos y de la inmunidad adaptativa humoral de casi el doble en comparación con los individuos normopeso, esto debido a la disfunción del sistema inmune y por tanto de los linfocitos T de memoria. Es decir, no solo tienen un riesgo potencialmente elevado de contagio y de desarrollo de
enfermedad grave, si no que también pierden la oportunidad de adquirir inmunidad; Un arma letal.

En conclusión, mediante diversas rutas fisiopatológicas se explican las grandes relaciones que hay entre la obesidad y las infecciones no solo por SARS-CoV-2 sino de todos los tipos, también las relaciones que ya conocemos con las enfermedades metabólicas como resistencia a la insulina y dislipidemias que acarrean las principales enfermedades que cobran vidas en la actualidad.

Las políticas publicas y los sistemas de salud deberían estar orientados en educar a la población sobre la importancia del sueño reparador, la correcta suplementación, la actividad física y la alimentación saludable, ya que los demás factores de riesgo como la edad, el género o la raza no los podemos cambiar pero los factores modificables como la obesidad sí. En ellos deberían estar enfocados todos nuestros esfuerzos.

El personal de salud y cada persona leyendo este artículo debe ser portavoz de esta realidad, busca asesoría si es necesario, pero sobre todo, cuida de tu cuerpo para que tu cuerpo cuide de ti.

Referencias
1. Petrilli CM, Jones SA, Yang J, Rajagopalan H, O’Donnell LF, Chernyak
Y, et al. Factors associated with hospitalization and critical illness among
4,103 patients with Covid-19 disease in New York City. mdeRxiv. 2020.
doi: https://doi.org/10.1101/2020.04.08.20057794.
2. Simonnet, A., Chetboun, M., Poissy, J., Raverdy, V., Noulette, J.,
Duhamel, A., Labreuche, J., Mathieu, D., Pattou, F., Jourdain, M. and
(2020), High prevalence of obesity in severe acute respiratory syndrome
coronavirus‐2 (SARS‐CoV‐2) requiring invasive mechanical ventilation.
Obesity
3. Sheridan, P., Paich, H., Handy, J. et al. Obesity is associated with
impaired immune response to influenza vaccination in humans. Int J
Obes 36, 1072–1077 (2012). https://doi.org/10.1038/ijo.2011.208

Colabora con El Pregonero
Click aquí para donar


Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •