¿Éxito diplomático emiratí – israelí o la ficha estratégica de Trump?

Compartir:
  • 5
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    5
    Shares

Por Alfredo De la Cruz.


Emiratos Árabes Unidos e Israel anunciaron el jueves pasado el establecimiento de relaciones diplomáticas como parte de un acuerdo coordinado por Estados Unidos que tiene como condicionante que los israelíes suspendan el polémico proyecto de anexarse el territorio ocupado de Cisjordania que reclaman los palestinos. 

Este acuerdo, calificado por muchos como histórico, es una importante victoria en política exterior para el presidente estadounidense Donald Trump, en momentos en que busca su reelección, aunque proyecta un Oriente Medio muy cambiante, en el que las preocupaciones de seguridad compartidas por la política exterior de Irán han relegado el tradicional apoyo que los árabes han dispensado a los palestinos. 

Para el gobierno de la Autoridad Nacional Palestina que preside Mahmud Abas, este acuerdo equivale a una traición y debería ser revertido. Sin embargo, Trump ha remarcado que este acuerdo es un momento histórico y se mantiene a la espera de que más Estados árabes y musulmanes sigan los pasos dados por Emiratos Árabes Unidos. 

Se recordará que Egipto fue el primer Estado árabe en establecer relaciones diplomáticas con Israel, tras la firma de los acuerdos de paz del 26 de enero de 1979, que tuvieron entre las negociaciones precursoras a la cumbre de Camp David de septiembre de 1978. Egipto que condujo siempre a los demás ejércitos contra el Estado de Israel, desde su creación, renunciaba así a la lucha armada contra Israel y reconocía su existencia y su derecho a fronteras reconocidas y seguras. 

Por su lado Jordania es Israel, que se enfrentaron en tres guerras entre 1948 y 1967, firmaron un histórico tratado de paz el 26 de octubre de 1994, mediante el cual, el rey jordano fue reconocido como el guardián de los sitios islámicos y cristianos de Jerusalén, un papel que se ha visto cuestionado constantemente, ya que Israel controla el acceso y visita desde que la ocupó en la Guerra de los 6 días de 1967. 

Ahora Emiratos Árabes Unidos es apenas el tercer Estado árabe, en adición a Egipto y Jordania, que establece relaciones diplomáticas plenas con Israel. Los dos gobiernos lo anunciaron en un comunicado en que se señala que, en las próximas semanas tienen previsto realizar acuerdos sobre turismo, vuelos directos y las embajadas. 

Sin embargo, el primer ministro israelí Benjamín Netanyahu especificó que su proyecto anexionista quedaba suspendido de manera temporal, aparentemente contradiciendo las declaraciones de las autoridades emiratíes que señalaron que había sido cancelado. 

Sea como sea, el acuerdo es un duro revés a las maniobras de Netanyahu, en sus planes para anexarse Cisjordania y una gran oportunidad que puede ayudar a la reestructuración de aquella indómita región. El acuerdo, en principio, es una puerta que se abre y hace necesario que los israelíes vean los importantes beneficios que esta senda puede proporcionar. 

A pesar de que Emiratos Árabes Unidos no comparte fronteras con Israel y nunca haber sostenido guerras, rechazó siempre sostener relaciones diplomáticas con este Estado, hasta tanto no se diera un acuerdo de paz que estableciera un Estado palestino en las tierras que Israel capturó en 1967. Sin embargo, los imperativos de seguridad, debido a la enemistad que comparten respecto de Irán y su esfera de influencia en la región, han debilitado ese firme apoyo a los palestinos. Y es que, Zayed Al Nahayan el príncipe heredero y gobernante de facto del emirato, comparte la desconfianza de Israel hacia grupos islámicos como la Hermandad Musulmana o Hamas en la Franja de Gaza. 

La geopolítica de la región: guerra en Siria, amenaza terrorista y la desconfianza hacia Irán han probado el realismo de Israel y otros Estados árabes con credenciales en el contexto internacional: además de Egipto, Jordania y ahora Emiratos Árabes Unidos, tras bambalinas también Arabia Saudita. Tal vez por aquello de que el enemigo de tu enemigo puede ser tu amigo. De esta forma, Israel se ha convertido en agente importante en el intercambio de inteligencia, apoyos contraterroristas y de facilitación de infraestructura en algunos ámbitos de desarrollo. 

Sin embargo y a pesar de todo esto, por el momento en que este acuerdo se da y por lo inesperado pareciera estar más relacionado con la reelección del presidente de Estados Unidos Donald Trump que las encuestas vienen mostrándolo con problemas en las preferencias, sobre todo después que el candidato demócrata Joe Biden escogiera a la senadora Kamala Harris como compañera en la boleta presidencial. Es muy temprano aun, pero estaremos al tanto.

Colabora con El Pregonero
Click aquí para donar

Compartir:
  • 5
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    5
    Shares