Esperamos una explicación racional

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Aún es pronto para buscar un culpable por  la muerte de la criatura a causa de la explosión del zócalo en su incubadora en el Hospital de la Mujer sin tener un informe técnico que explique el cómo y porqué sucedió, lo que si hay que estudiar.
¿Cómo es posible que en una unidad neonatal con una criatura en llamas alguien tuviese el tiempo y la sangre fría para tomar un vídeo y luego compartirlo?
Llama la atención la falta de empatía, humanidad y profesionalismo de alguien que tenía acceso a un área exclusiva para el personal médico, también deja mucho que desear los medios que en su afán de conseguir rating olvidaron tener un mínimo de consideración y respeto al dolor de los padres que han perdido a su hija.
Nuestra sociedad debe de revisarse, detrás de los altos niveles de violencia que vivimos día a día se esconde un desprecio por nuestros congéneres, una falta de amor al prójimo, solidaridad y una serie de valores básicos  que separa a los seres humanos de los animales.
El amarillismo y el sensacionalismo se entronan en los medios que sólo quieren ganar dinero y dan a Roma lo que quiere: Pan y Circo. El dolor ajeno vende y por eso en los accidentes en vez de ayudar al herido tomamos el celular para grabar, y el mismo espectáculo inmisericorde se puede apreciar en cualquier otra situación que amerite prudencia, solidaridad y amor al prójimo.
Antes de seguir exigiendo a nuestras autoridades que ponga coto debemos de empezar por nosotros mismos porque vamos camino a una sociedad fría y seca hasta los tuétanos.
Esperamos pronto una explicación racional de cómo pudo suceder algo así en un lugar que se supone debe de proteger y velar por el cuidado de las madres e Infantes que allí se atienden y que no suceda como tantos otros casos que luego del escándalo inicial ni hay razones, ni responsables.
elpregonerord@gmail.com

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •