¿Éramos un narcoestado…?

Por Yari Tapia
Compartir:
  • 21
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    21
    Shares

Por Miguel Ángel Gutiérrez


Echando una ojeada a los últimos acontecimientos relativos al mundo de las drogas en la República Dominicana, nos encontramos con que durante los primeros cuatro meses de este año, 2021, justamente bajo el mandato del presidente Luis Rodolfo Abinader y Corona, la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD) decomisó alrededor de seis toneladas de sustancias prohibidas. El reporte abarca el periodo comprendido entre el viernes 1 de enero y el lunes 12 de abril, lo que proyecta decomisos por el orden de unas 19 toneladas al finalizar el año en curso.

Mientras que analizando la más reciente operación antidroga y lavado, la operación Falcón, cuya red traficaba hasta 2,500 kilos de cocaína a la semana a Puerto Rico, Estados Unidos y Europa, básicamente entre los años 2012 al 2019, en pleno apogeo de los gobiernos del entonces presidente Danilo Medina y el Partido de la Liberación Dominicana, y cuyo entramado adquirió inversiones para lavado que sobrepasan los diez mil millones de pesos, según la información que ofreció la propia procuraduría General de la República, en un comunicado en el que estiman que los integrantes de la red lavaron cuantiosas sumas de dinero y “traficaron cientos de miles de kilos de drogas hacia Europa, Estados Unidos y Puerto Rico, movilizando más de 500 millones de dólares producto de esa actividad criminal”.

Observamos que el Ministerio Público también informó, en forma preliminar, que a la red se le ocuparon más de 100 vehículos y más de 20 relojes de lujo. También, más de 4.3 millones de dólares en efectivo, durante más de 100 allanamientos, durante operativos dirigidos por la procuradora adjunta Yeni Berenice Reynoso, responsable de la Dirección General de Persecución del Ministerio Público, en coordinación con agentes de la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD), bajo el mando directo de su presidente, el vicealmirante José Manuel Cabrera Ulloa, e incluso con la colaboración de la Administración de Control de Drogas, (DEA)  agencia del Departamento de Justicia de los Estados Unidos dedicada a la lucha contra el contrabando y el consumo de drogas, además del lavado de activos en su país.

Vemos que resulta sumamente extraño que esto estuviera ocurriendo, máxime en un país donde habían  miles de teléfonos intervenidos por orden de la Procuraduría encabezada por Jean Alain Rodríguez, quien por cierto, hoy se encuentra siendo acusado de delitos de asociación de malhechores, estafa contra el Estado, soborno, coalición de funcionarios, falsedad de documentos públicos, robo de identidad, delitos electrónicos y lavado de activos.

Entonces me pregunto ¿En qué estaba la Dirección Nacional de Control de Drogas, DNCD, el DNI, la Policía Nacional, la Procuraduría General de la República, el Ejército de la República Dominicana, la ARD, la Fuerza Aérea y todos los organismos de inteligencia, supervisión y vigilancia del pasado gobierno de Danilo Medina…?

¿Cómo es posible que ante las propias narices del gobierno del presidente Medina pasaran toneladas y toneladas de drogas, sin que esos organismos pagados por el pueblo no supieran lo que pasaba a su alrededor…?

Los que tienen memoria o las conveniencias de tipo político no se la han borrado, recordarán cuando en el año octubre de 2016, el entonces embajador norteamericano en la República Dominicana, James Brewster, declaró que el país se estaba convirtiendo en un puente para el tránsito de drogas, a lo que el presidente Danilo Medina contestó que si la República Dominicana era un puente para el narcotráfico, Estados Unidos es una avenida de 10 carriles de destino para la droga. Dijo textualmente:
«Porque se habla de que República Dominicana es un puente de drogas, pero si vamos a eso, los Estados Unidos es una avenida de 10 carriles de destino de esa misma droga”.
Recordarán que el entonces presidente Medina además pidió al embajador Brewster, que demostrara los casos concretos de actos de corrupción que había en el país y que podrían alejar las inversiones norteamericanas. Estas fueron exactamente sus palabras:

¿Pero cuál corrupción? Es que hablar en términos genéricos es siempre peligroso. ¿Cuál es la corrupción?, ¿Dónde están los escándalos de corrupción que tenemos en el Estado dominicano, dónde están? A mí me gustaría, y se lo he pedido a ellos, que si tienen casos concretos que lo señalen”.

Ante los acontecimientos acaecidos en los últimos 16 años de gobierno del Partido de la Liberación Dominicana, pero sobre todo, entre el 2012 al 2019, y lo que actualmente se ha descubierto, nos preguntamos, ¿Éramos un narcoestado…?
La respuesta la tiene usted, amable lector.

Colabora con El Pregonero
Click aquí para donar

Compartir:
  • 21
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    21
    Shares

Beneficios de la Fibrasina

Relacionadas