El escalofriante parecido entre Luis Abinader y Adolfo Hitler

Por redacciones

Por Nicolás Mateo

Adolfo Hitler es reconocido en la historia como el gobernante que mas se valió de la mentira, la engañifa, de montar escenario falsos para llevar a cabo acciones que le permitieran llegar al poder primero y luego para consolidarse en el, manteniendo un absoluto control sobre los gobernados.

Pero Hitler fue también el precursor de la propaganda como recurso de dominación y control, a traves de la cual construyó una imagen de canciller que no admitiera discusión para que generara un entusiasmo y una idolatria que le permitiera consolidar el regimen y lograr sus objetivos.

A Juicio de uno de sus colaboradores, Hitler “era tan profundamente falso que no podía reconocer la diferencia entre la verdad y las mentiras”.

Eso explica como sin haber ido al campo de batalla en la Primera Guerra Mundia, aunque de forma fortuita fue herido 2 veces, a traves de la propaganda se vendió como un veteran de Guerra que jugó un papel fundamental en esta conflagración, pese a que sus compañeros de compañía le llamaban «etappenschwein» (el cerdo de la retaguardia), porque en realidad lo que hacía era repartir correo.

Una vez en el poder, en su afan por expander sus territorios, Hitler hizo vestir de soldados Polacos a un grupo de sus militares y simuló ataque a una emisora Alemana, para en una supueta reaccion defensiva enviar tropas a Polonia, lo que dio inicio a la Tercera Guerra Mundial.

¨A través de la propaganda Hitler fue adquiriendo los rasgos de un ser casi divino: incansable hombre de Estado, afectuoso camarada, líder carismático y “canciller del pueblo”, que comprendía y compartía las preocupaciones de la gente corriente. Un padre para todos los alemanes de “raza germana”, incluidos los que, según enfatizaba la propaganda cada vez con más insistencia, sufrían lejos de Alemania. Su presencia se hizo omnipresente en la vida cotidiana¨

Luis Abinader, al igual que Adolfo Hitler, es considerado como un presidente mentiroso, que inmediatamente se alzó con el poder, inició una estrategia para el control absoluto de los medios de comunicacion y las redes sociales, a través de una inversion multimillonaria en publicidad.

En una escaramusa hitleriana, Abinader obligó a la Junta Central Electoral (JCE) suspender las elecciones municipales en todo el país en febrero de 2020, y con la maquinaria propagandistica que habia montado en ese proceso electoral logró hacer ver como culpable al gobierno del presidente Danilo Medina de las fallas ocurridas en esos comicios, levantando así la ira popular.

Abinader montó su campana electoral usando su plataforma mediática para desacreditar la gestion de Medina con acusaciones de corrupción y criticando toda iniciativa gubernamental, y haciendo promesas tan absurdas e irrealizables como la construccion de 2 parque tipo Disney en el país, además hizo creer que tenía solución a la creciente ola delicuencia con un presunto Plan Giuliani, que una vez en el poder no ha aparecido ni en papeles.

Al igual que Adolfo Hitler, Luis Abinader usa la propaganda para venderse como una figura inmaculada, a través de un discurso repetitivo de honesto, transparente, impoluto, enemigo de la corrupción y la impunidad, pese a que en la campana fue acusado de ser financiado por el narcotráfico, de esconder dinero en paraisos fiscales, para no pagar impuestos en el país, y que en su gobierno ha tenido que cancelar mas de 30 funcionarios tras ser señalado de manejos turbios de los recursos del Estado, sin que ninguno haya sido sometido a la justicia.

Como un Hitler de este tiempo, Abinader en 3 años de gestion ha hecho uso de mas de 15 mil millones de pesos para destinarlo al control de los medios de comunicación y las redes sociales a través de la publicidad, para que publiquen lo que favorezca a su gobierno y callen lo que no le favorezca.

Además tiene el control de la mayoría de empresas encuestadoras, cuyas mediciones usa como elemento de propaganda de su campana reeleccionista
La mentira, igual que Hitler, ha sido uno de los rasgos mas distintivos de la gestion de Abinader.

Entre las falacias mas connotadas están: haber afirmado inaugurar un hospital en la Provincia de Ocoa que ni siquiera existe; ser el presidente que mas viviendas ha construido en la historia; haber bajado la deuda eterna, cuando ha tomado mas de 30 mil millones de dolares prestados, y decir que ha rescatado la institucionalidad, cuando en su gobierno han colasapdo Pasaporte, el 911, el Metro, la tanda extendida, la alimentación escolar, la salud, la educación y el Programa de Medicamentos de Altos Costos.


Relacionadas