Crecimiento de los evangélicos en América

Por Redacción Pregonero

A propósito de la visita del Papa Francisco a varios países de América Latina, la empresa Latinobarómetro dio a conocer los resultados de una encuesta realizada en 18 países para evaluar el comportamiento de la religión en el período 1995-2017.  La encuesta incluyó un universo de 1,200 personas de países suramericanos y México, y 1,000 en Centroamérica. El margen de error es de 2.8 y 3%, respectivamente.

Ese encuesta muestra un amplio decrecimiento de los que se declaran simpatizantes de la religión católica en las últimas dos décadas. En 1995 el 80% de la población latinoamericana se declaraba católica y en el 2017 bajó a un 59%. Y aunque los ejecutivos de Latinobarómetro no lo quieren aceptar de manera clara, lo cierto es que esa disminución de la simpatía por la iglesia católica, ha sido compensada por los evangélicos con un aumento muy considerable de la simpatía y militancia por la iglesia evangélica en los 18 países latinoamericanos objetos del estudio.

En términos precisos se puede afirmar que, partiendo del hecho de que católicos y evangélicos son cristianos y tienen a Jesús como el centro de su fe, aunque difieran en las liturgias, esa encuesta de Latinobarómetro confirma que América Latina sigue siendo un continente lleno de fe, con una población mayoritariamente cristiana y que cree en sus iglesias. De acuerdo a los datos de la encuesta el 65% de los encuestados en los 18 países dicen que confían en las iglesias. En el caso de Honduras el 78% de la población expresó que cree en su iglesia, en Paraguay el 77% y en Guatemala el 76%. En el caso dominicano, recordemos que hace unos años la encuesta Gallup afirmó que las dos instituciones con más credibilidad en la sociedad dominicana eran la Iglesia Católica y la Iglesia Evangélica.

En América Latina los evangélicos han tenido un crecimiento geométrico en las últimas dos décadas. En países como Brasil y República Dominicana, por ejemplo, el crecimiento de la población que se declara evangélica se ha disparado de menos de un 10%  en la década de los 90,  a más de un 30%  en el 2017. Brasil tiene hoy más de 60 millones de cristianos evangélicos, unas 20 mil iglesias y una gran presencia evangélica en todo el país. La República Dominicana tiene más de 3 millones de cristianos evangélicos, una gran presencia evangélica en todas las áreas y más de 7 mil iglesias en todo el país.

Y en caso de Honduras y Guatemala el crecimiento ha sido de tal magnitud que hoy día, de acuerdo a los datos de la encuesta de Latinobarómetro, la religión evangélica es mayoritaria en esos dos países centroamericanos. Honduras tiene más del 50% de su población evangélica y unas 15 mil iglesias. En el caso de Guatemala más del 50% de la población es evangélica, es el país de América con mayor cantidad de iglesias protestantes (más de 30 mil) y actualmente su presidente, Jimmy Morales, es un militante activo del evangelio.

Para nosotros los cristianos es muy entendible el por qué ese decrecimiento de la fuerza y respaldo de la Iglesia Católica haya sido compensado con el crecimiento de los evangélicos. Y es que quienes se desencantan de acciones de los católicos no abandonan su fe. Siguen siendo cristianos y buscan un nuevo hogar donde refugiarse y fortalecer su creencia y su esperanza en una vida eterna. Es justo en ese momento donde los evangélicos aparecemos y nos convertimos en su opción para seguir en el camino del Señor.

Dios nos usa para que sus ovejas no vayan a otro rebaño equivocado. Católicos y evangélicos  somos cristianos, seguidores de Jesús y de sus enseñanzas. Por eso cuando los católicos decrecen, los evangélicos crecemos. Y seguiremos creciendo cada vez más.

Euri Cabral
Economista y Comunicador
[email protected]


Relacionadas