Beneficios del contrato de AERODOM serían todavía mayores a partir de 2030

Por Rodriguez

El Pregonero, Santo Domingo. – La extensión del contrato de concesión de Aeropuertos Dominicanos Siglo XXI, AERODOM, podría sumar incluso todavía más beneficios económicos para el Estado dominicano de los que ya se establecen de entrada en la renegociación. El contrato renovado establece que, si se cumplen las proyecciones de tráfico dispuestas por el Estado a partir de 2030, la nación recibiría un 10% de los ingresos brutos adicionales hasta 2035, y un 20% a partir de 2035.

Tomando en cuenta que la empresa, subsidiaria de la francesa VINCI Airports, pagó US$263.4 millones entre 2015 y 2023 sólo de Impuesto sobre la Renta, así como US$51.9 millones por concepto de Impuesto sobre Transferencia de Bienes Industrializados y Servicios (ITBIS); estos ingresos adicionales por repartición de utilidades incrementarán aún más los aportes fiscales que realiza la empresa concesionaria.

Las proyecciones, por su parte, apuntan a que a partir de ese año la afluencia de pasajeros a los aeropuertos dominicanos aumentará de manera contundente. Como se recordará, las proyecciones del Gobierno indican que, solo por el Aeropuerto Internacional de las Américas José Francisco Peña Gómez (AILA), llegarán al país en ese año alrededor de 8.5 millones de personas.

La extensión de la concesión establece que la empresa se compromete a destinar 830 millones de dólares para mejorar la infraestructura aeroportuaria, de ellos 250 millones se destinarán a la construcción de una nueva terminal en el AILA.

Los otros terminales que se mejorarán son La Isabela Presidente Dr. Joaquín Balaguer, en Santo Domingo Norte; Gregorio Luperón, en Puerto Plata; María Montez, en Barahona; El Catey Presidente Juan Bosch, en Samaná; y el Aeródromo Arroyo Barril, en Samaná.

Aportes económicos para el desarrollo

Como se recordará, la renegociación de la concesión comprende importantes desembolsos de parte de AERODOM que van desde los 1,905 a los 2,155 millones de dólares. La inversión se gestionará en corto, mediano y largo plazo, la cual se traducirá en obras de infraestructura de impacto para el conjunto de la ciudadanía.

El Gobierno recibirá un pago en breve por derecho de operaciones de 775 millones de dólares.  Se trata de la primera vez que un concesionario aeroportuario, público o privado, paga un canon en el país.

Este aporte se destinará a la construcción de vialidad: el corredor expreso desde la Plaza de la Bandera hasta la avenida 6 de Noviembre; la vía expresa desde la avenida de los Próceres hasta la avenida Jacobo Majluta; la vía desde la avenida República de Colombia a la avenida Monumental; y un puente levadizo sobre el río Ozama, así como otro paralelo al puente Francisco J. Peynado.

Entretanto, se realizará un extendido plan de asfaltado que comprende las calles de las comunidades de La Caleta, Boca Chica, zonas aledañas al AILA, el Gran Santo Domingo y otros municipios.

Los recursos recibidos también se invertirán en la construcción de la Unidad Traumatológica de San Cristóbal, así como en 139 pequeñas y medianas obras en todas las provincias del país, de las cuales 80 son deportivas.

Inversión indispensable para retos futuros

Parte de lo que estimuló la renegociación del contrato con AERODOM obedece a la necesidad, cada vez más apremiante, de adecuar la infraestructura aeroportuaria al creciente volumen de turistas y visitantes que tiene el país.

Un requerimiento que no es solo de República Dominicana, sino de la región. Un estudio del Consejo Internacional de Aeropuertos, en colaboración con Oxford Economics, identificó que se necesitan 94 mil millones de dólares en inversiones hasta 2040 para satisfacer los requisitos de infraestructura en los aeropuertos de América Latina y el Caribe con respecto a la creciente demanda de transporte aéreo.

Lo que habla de una urgencia que los gobiernos deben atender como prioridad, en especial en aquellos donde el turismo es materia sensible en su PIB.

En ese sentido, también resulta vital para el Estado contar con un operador aeronáutico de escala mundial, con la experiencia y la pericia comprobadas para manejar lo que ya en la práctica empieza a ser un hub de conexiones en la región.

Vinci Airports es uno de los grandes operadores aéreos del mundo, con presencia en 13 países y 71 puertos aéreos. Para el 2022, la red de aeropuertos administrados por VINCI transportó 209 millones de pasajeros en el mundo.


Relacionadas