Retos de la próxima ministra de la Mujer

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Por Karen Serrata


El Ministerio de la Mujer es el organismo rector de las políticas públicas de igualdad y equidad de género, articulando con la sociedad civil y demás instituciones del Estado. Fue Dirección de Promoción de la Mujer, institución creada mediante Decreto Núm. 46, del 17 de agosto de 1982, la Ley Núm. 86-99 la convierte en Secretaría de Estado de la Mujer y mediante el decreto 56-10, pasa a ser Ministerio; así surge el Ministerio de la Mujer.

y es bueno resaltar que apesar de los avances, todavía hay muchos países que no cuentan con un departamento que supervise los derechos de las mujeres y defienda la igualdad de género en cada nación, algunos de los paises que cuenta con ministerio de la mujer son:Chile, Perú, Venezuela, Paraguay, Costa Rica y República Dominicana.

Mucho se ha debatido sobre convertir el ministerio de la mujer, en el ministerio de la familia y es bueno señalar que la mujer no solo es una parte vital de la familia, sino que como ciudadana y ente social, somos sujeto de Deberes y Derechos, entendiendo que no todas las mujeres tienen familia, pero todas las mujeres tienen Derechos y debemos tener igualdad de oportunidades, por lo que contar con un ministerio dedicado a hacer visibles a las mujeres, es una conquista social, un instrumento del Estado para garantizar la erradicación de las desigualdades y la discriminación de género, por lo que hablar de desaparecer dicho ministerio seria un retroceso.

Dentro de los servicios que ofrece el ministerio se encuentran: Formación y Capacitación, Salud Integral de Adolescentes, Capacitación para Empoderamiento Económicos, Línea Mujer (212), Referimiento Atención Integral, Asesoría y Terapia Psicológica, cabe señal que pese a los esfuerzos algunos de estos servicios son deficientes, por lo que constituye un reto para la nueva ministra hacer eficientes estos servicios y que un punto neurálgico de este ministerio es la lucha contra la violencia de género, donde falta mucho por hacer, ya que no es un asunto de una gestión, sino de un cambio estructural de nuestra cultura, y que el enfoque a nuestro entender, no debe ser solo desde el punto de vista del empoderamiento de la mujer, sino que hace falta la participación activa del hombre en este proceso, para que logre asimilar el comportamiento de esa mujer empoderada, y deje de verla como una propiedad o como solo parte de un espacio privado (hogar), ya que de acuerdo a nuestra constitución también nacemos libres e iguales ante la ley, por lo que debemos tener la misma protección y trato de las instituciones, autoridades, así como también de las demás personas, por lo que gozamos de los mismos derechos, libertades y oportunidades, sin ninguna discriminación por razones de género, color, edad, discapacidad, nacionalidad, vínculos familiares, lengua, religión, opinión política o filosófica, condición social o personal.

Vale señalar que este ministerio se ha utilizado para fines políticos, ya que la pregunta del partido de gobierno es ¿“donde podemos nombrar mujeres de los partidos?”, o ¿en cual ministerio podemos nombrar a una de nuestras mujeres políticas con alto perfil? de seguro la respuesta es, en el ministerio de la mujer, cuando más bien este debe ser un ministerio plural, donde mujeres y hombres calificados y con profundo conocimiento del tema, trabajen para unir esfuerzos en la lucha contra la violencia y las desigualdades, y que observamos que ministerios en los cuales se manejan los aspectos económicos, son reservados para los hombres, y las mujeres ocupan posiciones de segundo y tercer plano.

El 16 de agosto tendremos una nueva ministra tiene otro reto y es lograr que su gestión sea más abierta y mayor participación de diversos sectores de la sociedad, que las oficinas regionales, sean más eficientes ya que en los sectores vulnerables no se siente la presencia del ministerio, la construcción de más casa de acogida, que no sea solo una institución para llevar estadísticas de casos feminicidios y casos, sino que se emplee a fondo para formar en género a multiplicadores en los sectores mujeres y hombres, y no quedarse solamente en las charlas y eventos en hoteles lujosos, sino que baje a la raíz, a los barrios, que sirva como gestor de proyectos que empoderen mujeres, que se promueva también que los hombres que son maltratados deben denunciar, sin tener a sentirse menos hombres por eso, y que el Ministerio habilite espacio para este tipo de denuncia para brindar ayuda a los hombres víctimas de violencia, que los hay.

Un reto y es algo que muchas de las que han sido ministras no se han atrevido a tocar a fondo es la violencia política de género, así como promover la modificación de la  Ley No. 176-07 , para que se otorguen tareas específicas a las vice alcaldesas que por no ser específica la ley sobre sus funciones muchas no se le da ni una oficina en los ayuntamientos y pasan a ser solo un sueldo sin funciones en estas instituciones en esta ocasión la ministra tendrá aliados en el congreso para poder motorizar reformas importantes tendentes a cerrar las brechas de desigualdad que vivimos las mujeres dominicanas, otro punto a trabajar muy importante es la articulación con otras instituciones como el ministerio de Educación para lograr cambios visibles en el propósito del ministerio.

Hablando de cambio, es bueno destacar que hasta el momento solo se han anunciado dos designaciones de mujeres como ministras:

Ministerio de la mujer y de la juventud, faltando pocos ministerios por designar incumbentes, se ha hablado de 31 gobernadoras que serán designadas, y que esperamos que no sean solo cargos decorativos, sino que se le otorguen funciones con poder de accionar, y aspiramos a ver más mujeres en Direcciones importante, para que las mujeres puedan respirar cambio, Más Mujeres más Democracia.

Colabora con El Pregonero
Click aquí para donar

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •