¿Qué PLD?

Compartir:
  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    3
    Shares

Por Erinia Peralta


Utilizando el efecto pantalla verde, un “tiktoker” hacía un video en el que simulaba que estaba frente a la Casa Nacional del PLD, gritando: “¿Hay alguien aquí? ¿Alguien responde?”. Esto fue unos días después de las elecciones del 5 de julio, y el fin de semana antes de la toma de posesión, circulaban memes que recalcaban: “el domingo SE VAN”, de lo que se desprendía una especie de “salimos de ellos”.

¿Qué pasó? ¿Qué le ocurrió al partido que había sido capaz de ganar abrumadoramente los últimos procesos electorales de la República Dominicana? Al partido que tiene una obra de gobierno que exhibir. ¿Sería el desgaste del que habla Rosario Espinal? ¿O murió de éxito, como dice el poeta Mckinney? Yo no lo sé y es bueno que no lo sepa. Es más, creo que ninguna persona en particular debería saberlo.

Durante muchos días ya, los peledeistas de “la base” hemos estado debatiendo y barajando posibles causas de la derrota. Y todos tenemos una posible aunque quizás  ninguna es correcta, pero tampoco ninguna es falsa. Y es que la razón de la derrota, el motivo de que ese ruido de los cacerolazos se haya convertido en lo que se convirtió, debe ser motivo de análisis y reflexión, no de parte de ningún miembro del PLD en particular, sino de todos.

En varios de mis artículos anteriores hablaba de esa desconexión que venía mostrando el PLD (que no el gobierno) con las y los ciudadanos. Mucha gente valiosa en el PLD habló, en reiteradas ocasiones, de las características especiales y sin precedentes del electorado del 2020, mayoritariamente joven, mayoritariamente conectado y más seguidor de tendencias que de líneas. Se dijo, se debatió, pero, al final, nadie escuchó.

Lo que se impone es que nos preguntemos: “¿Qué PLD?” No me malinterpreten, no estoy negando el partido (sé que en estos días la lealtad se mide con una vara más estricta) Mi pregunta está más bien orientada hacia saber cuál es el partido que queremos para este tiempo. ¿Cuál es el rol que debe jugar el PLD como partido opositor? Más importante aún: ¿Qué cambios debemos aplicar para lograr las características que debe tener este partido y  que podemos y debemos construir entre todas y todos?

El PLD ha sido siempre el partido más moderno del sistema. Pero incluso los programas y las aplicaciones más vanguardistas necesitan, eventualmente, actualizaciones y nuevas versiones de sí mismas, más novedosas, más efectivas y más útiles.

¿Qué actualizaciones o mejoras debe incluir el PLD a propósito de este nuevo congreso al que se apresta? Debemos construir un partido más parecido a la sociedad que pretenden liderar.  Pasar de ser un partido de “posiciones” a un partido de causas. De una militancia que interprete a un Comité Político y, (sobre todo) Un Cp que interprete a esa militancia. Un partido que crea en la política abierta, que promueva y asuma el localismo. Un partido que haga la participación más sencilla y que reinvente la manera de afiliarse a él, permitiendo que las personas puedan sumarse en cualquier momento y a la causa comunes  que promuevan o por las que luchan.

Pero, sobre todo, un partido que escuche, que tenga la capacidad de reconstruirse desde su propia militancia y desde la propia sociedad. Hablo de un PLD abierto, sí, así como fueron las primarias, abierto a los ciudadanos, un PLD para los ciudadanos.

Colabora con El Pregonero
Click aquí para donar

Compartir:
  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    3
    Shares