Primer ministro de Haití rompe su silencio tras protestas violentas que exigen su renuncia

Por redacciones

El Pregonero, PUERTO PRÍNCIPE, Haití. — El primer ministro de Haití, Ariel Henry, pidió calma en un discurso público a primera hora del jueves, después de tres días de protestas violentas que exigen su renuncia y han paralizado el país.

El breve discurso hizo poco para calmar a las miles de personas enojadas y frustradas por la incesante violencia de las pandillas, el aumento de la pobreza y la ausencia de convocatoria de elecciones generales.

“Creo que ha llegado el momento de que nos pongamos a pensar juntos para salvar a Haití, para hacer las cosas de otra forma en nuestro país”, afirmó Henry, quien no ofreció más detalles.

El mandatario instó a los haitianos a no ver al gobierno o a la policía nacional como sus adversarios. Quienes eligen la violencia, la destrucción y los asesinatos para llegar al poder “no trabajan por los intereses del pueblo haitiano”, añadió.

Sus declaraciones se produjeron luego de que miles de haitianos se congregaran a diario esta semana en ciudades y pueblos de todo el país para pedir su renuncia, apuntando que las movilizaciones continuarán hasta que abandone el poder.

El parlamento haitiano está vacío luego de que el mandato de sus 10 últimos senadores expiró en enero de 2023. El país no celebró los comicios previstos para 2019 y 2023, y Henry asumió el poder con el respaldo de la comunidad internacional tras el asesinato del presidente Jovenel Moïse en julio de 2021.

El miércoles, la policía mató a cinco agentes de protección ambiental que estaban armados en la capital, Puerto Príncipe, en un tiroteo que algunos temen que pueda agravar la crisis en Haití.

El enfrentamiento entre los agentes y los miembros de la Brigada de Seguridad de Áreas Protegidas se produjo en la comunidad Laboule de la capital, explicó Lionel Lazarre, jefe del sindicato policial Synapoha, a The Associated Press.


Relacionadas