La conciencia oblicua: El sistema y los diputados

Opinión

Por Marco Baldera.

El derroche congresual cada vez que se conmemora un evento, semana, o día importante para los dominicanos, ahora el Día de las Madres, es un insulto a la inteligencia del 1% de los mortales, y una algarabia para todo el resto, presa del afán del poder por legitimar su clientelismo, cosa que los de “oposición”, al asumir la practica, no se la puedan criticar al gobierno. El todos somos iguales se impone.

Este sistema, o la gente misma, tenemos el problema de que todo es si nos conviene; como LEONEL con la Constitución. La corrupción nos está acabando, grita la población, pero yo soy parte del sistema, porque si no me dan me quejo, o sencillamente no voto por ti. Razón tuvo Schumpeter al pensar la democracia cuando nos dice que: “los partidos y políticos del sistema piensan y usan a los ciudadanos hábiles para sufragar como clientes potenciales en su visión corporativa”. El famoso trueque electoral.

Me llega a la mente el poeta español Ramón De Campoamor y sus Dos Linternas en estribillo:

Y es que en el mundo traidor
nada hay verdad ni mentira;
todo es según el color
del cristal con que se mira.

Que país mi país; que sistema, el sistema.

Advertisements

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.