Como dice el dicho: No dejes paloma en mano por mil volando

Opinión

Por Gregory Toribio, dirigente del PLD


La provincia de Santiago ha demostrado ser la fuente del electorado más crítico del país y esto hace que las candidaturas locales y nacionales, tiendan a tener mucho cuidado, en cómo hacer campaña en una demarcación tan exigente.

El escenario político actual, por sus particularidades, lo hace aún más complicado. Viendo el panorama a lo interno del PLD en Santiago puedo visibilizar una debilidad en el sector juventud de la corriente del precandidato presidencial Leonel Fernández, lo cual es inusual considerando que Fernández nunca ha perdido un proceso electoral en ésta la segunda provincia de importancia en materia electoral.

La debilidad no es que exista poco apoyo entre los jóvenes a la candidatura del presidente del PLD, es de hecho en el gran cúmulo de jóvenes líderes que apoyan éste proyecto donde se vislumbra el problema, pues uno que otro intentan el uso de la fuerza para imponerse debido a sus cuestionables cercanías a algunos dirigentes medios del partido. Solo personas insaciables de poder, crean inventos de última hora, caprichos para crear fricciones solo por deseos fabulosos. Claro que sabemos que el 40 % de los votantes serán jóvenes, porque descuidar ese espacio solo por intereses de unos cuantos en detrimento de los potables jóvenes líderes del leonelismo en Santiago.

Algo que nos ha demostrado la historia y contra lo que ganará el Leonelismo en las primarias del 6 de octubre es precisamente el hecho de que el liderazgo “No se hereda ni se impone”, aunque parece ser que cierto personaje santiaguero aún no ha comprendido cuales son los valores que definen el proyecto al que pertenecen él y su auspiciada.

Los líderes de la provincia deben analizar cada situación y el daño que sus decisiones pueden provocar a una persona que ha sido presidente tres veces y no dejarse llevar de ilusiones que saben que son imposibles de cumplir, como se diría en Pueblo Nuevo, candidaturas que no prenden.

Siempre he dicho que los méritos y el trabajo es lo que hace aspirar a una persona, no el fanatismo ni las voces que lo elevan.

Termino aclarando que coordinador es sinónimo de administrador y estoy muy seguro de que un buen administrador promueve y premia a quien le da resultados, no intentar transferir esos resultados a otros y mucho menos enviar a esos empleados deficientes como emisarios pues sabe que si no tienen resultados a lo interno van a fracasar por mucho en la calle.

Esperemos en Dios comprendan esto hoy, cuando aún falta menos de mes para el 6 de octubre, que como dice el dicho, “Más vale pájaro en mano que cien volando”.

Advertisements
Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.