Caminos y vida

Opinión

Por Thany Matos

Muchas veces la vida nos lleva hacia caminos que nunca jamás pensamos podríamos transitar, verdaderos senderos llenos de confusión, desorientación y muchas veces, desamor.  Pero, por más que vayamos de un lugar a  otro  en  la  ruta  de  nuestra  existencia  siempre  sabemos  que  no estamos solos,  que  en un  escollo  del  camino  o  en  algún  bache  en  la  calle  se nos  dada  el  aliento  para  seguir y  sentirnos  más  fuertes  que  antes  de la  caída.  La decisión de levantarse y seguir no es fácil, es un camino lleno de  dudas,  aciertos  y  desaciertos  los  cuales  muchas  veces  nos  hacen  tomar decisiones   que  pensamos  son  correctas   para  después  darnos  cuenta  que  no  lo  fueron,  o  que  sí  fue  la  mejor  decisión  que pudiéramos haber tomado. 

Nunca  debemos  ser  muy  duros al  juzgarnos  o  al  juzgar  a  los  demás,   ni  tampoco  muy  indulgentes,  porque  cuando  hacemos  peso  en  los  extremos  de  la  barra  se  rompe,  justo  donde  deberíamos  estar  nosotros  es en  la  mitad,  en  el  deseado  balance  de  nuestras  situaciones  y  decisiones,  pero  en  ese  ir  y  venir  de  dificultades  y  compensaciones,  en  ese  recorrer  el  camino  andado  una  y  otra  vez,   hay alguien  que  nos  dice  que  en  todo  mal  hay  un  bien  oculto  y  en todo bien  un  mal  oculto,  es la  ley  del  balance.  El Maestro Jesús nos enseña el camino menos doloroso que debemos tomar para llegar a donde   queremos  ir, y muchas  veces  somos  nosotros  que  no  vemos  el  camino  con  claridad.  Pero,  mientras  encontramos  la luz  hacia  el  camino  que  queremos  llegar, ese trecho  que  muchas  veces  vemos  a  oscuras  o  en  neblinas,  está  plagado  de  señales  y  avisos  que  nos  enseñan  las  lecciones  que  debemos  aprender,  para  que  al  retomar  el  camino  estemos  seguros  que,  al  encontrar  el  primer  hueco  no  nos  saldremos  de  la  ruta  que  es  nuestro  destino. 

Cuando  no vemos  o  entendemos  las  señales  que  el  Señor  nos  envía  siempre  podemos  pedir  ayuda,  recuerde  que  tiene  tres  ángeles  a  su  disposición  las  veinticuatro  horas  del  día  todos  los  días  de  su  vida,  sólo  y  especialmente  para  usted,  aunque  hay  millones  de ellos  que  nos  podrían  prestar  ayuda.  Nunca olvide de  dónde  viene  para  que  no  olvide  hacia  dónde  va.  El  camino  está  plagado  de  signos  que  muchas  veces  no  sabemos  interpretar  o  creemos  no  están  bien,  pero  tengan  fe  en  sus  decisiones  porque  todos  tenemos  la  capacidad  de  poder  recordar  el  presente,  siempre  consulte  a su  corazón  sobre  la  ruta  a seguir, éste  nunca  lo  defraudará,  porque  es  el  lugar  donde   DIOS  posa  sus  respuestas  y  Él  nunca  se equivoca,  y  por  último  el  futuro  es un  hecho  que  no  varía,  lo  que  cambia  es el  camino  que  tome  hacia  ese  hecho.  

Advertisements

1 comentario sobre «Caminos y vida»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.