Revoluciones 2.0

Política

Por Félix Lajara


Las revoluciones son cambios o transformaciones radicales respecto al pasado inmediato, que se puede producir simultáneamente en distintos ámbitos: social, económico, cultural y religioso.

Las grandes revoluciones del mundo, como la francesa de 1789, se han caracterizado por tener personas cuyas realizaciones trascendieron hasta la catapulta de la historia. Figuras como Maximiliano Robespiere o La Fayette, quien propuso al rey convocar los Estados generales: clero, nobleza y pueblo, mostrando sus ideas revolucionarias Robespiere, emerge como el gran defensor de los más humildes.De igual manera la revolución china de 1949 presenta a su líder Mao Tse-Tung, quien organizó y entrenó a campesinos para desarrollar su obra.

A finales del siglo XX conocemos de la sociedad de la información y del conocimiento, un cambio en el modo de existir, pensar, de relacionarnos con el mundo y con los demás. Según la enciclopedia libre Wikipedia «sociedad de la información» y «sociedad del conocimiento», información hace referencia a la creciente capacidad tecnológica para almacenar cada vez más información y hacerla circular cada vez más rápidamente y con mayor capacidad de difusión. El conocimiento se refiere a la apropiación crítica y selectiva de la información protagonizada por ciudadanos y ciudadanas que saben cómo aprovechar la información.

En el nuevo orden nos encontramos con herramientas revolucionarias llamadas Redes Sociales: Facebook, Twitter  , Instagram entre otras. Estas últimas exhiben características integradoras que permiten al más simple de los mortales cuestionar gobiernos, sistemas, economías, ciencia, religión, cultura y política con la contraposición histórica, pues no hay un héroe sino el pueblo en su conjunto.

Estas conclusiones nos llaman a la pregunta: ¿nos encontramos frente a un nuevo método para realizar revoluciones? ¿Son las redes sociales herramientas de poder que pueden realizar cambios y transformaciones en la sociedad?

Negar o afirmar con exactitud la veracidad de estas interrogantes es caso de estudio, ya que si bien es cierto que estas herramientas han servido de base para promover cambios como los ocurridos en la “Primavera Arabe” o exigir reivindicaciones al estilo de los indignados de España o Brasil, hasta las más recientes protestas escenificadas en la hermana República Bolivariana de Venezuela, no es menos cierto que las estrategias son muy diferentes a las del siglo XVII, XIX o XX, obviamente se necesitan acciones físicas para concretar todo plan y estas necesitan las integraciones de diferentes fuerzas llámense políticas, civiles o militares para concretar la acción.

Las Redes Sociales dan la oportunidad de decir lo que otros callan, donde cada quien es un ente comunicacional adquiriendo el rango no sólo de fuente, sino también de actor en el nuevo periodismo ciudadano. Las Redes en manos de ciudadanos empoderados y decididos a realizar cambios, son vías de acceso rápido pues su efecto viral es contagioso, en solo segundos el mundo entero conoce la realidad del lugar y sus características.

Nos encontramos en la era del conocimiento donde la Red de Internet es esencial, frente a herramientas comunicacionales 2.0, cuyo objetivo principal no justamente tiene que ser pedir un cambio de gobierno o de sociedad en su conjunto, sino que accionan en casos particulares tales como: disminución de tarifas de transporte, construcción de obras o acceso a educación. Salvedad, simples exigencias particulares de grupos de poder, terminan siendo exigidas por colectivos que a su vez integran otros cáusales haciendo doblar, persuadir y hasta poner fin a gobiernos.

Advertisements

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.