No más promesas incumplidas para San Cristóbal

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Colabora con El Pregonero
Click aquí para donar
Por Carlos García


Durante décadas las comunidades de Najayo Arriba, Semilla y La Cruz junto a otras comunidades próximas, han solicitado a las distintas autoridades dominicanas la construcción de un paso nivel o un elevado en esos llamados cruces de la conocida autopista 6 de noviembre, la cual inicia en la avenida General Luperón en Santo Domingo y pasa por San Cristóbal llegando hasta Baní, los cuales se han convertido en cruces de la muerte.
Las respuestas que han recibido no son más que promesas incumplidas en tiempos de campañas políticas, la mirada indistinta y ajena a lo que en estos lugares acontece a diario por parte de las autoridades mismas.
Y como resultado cientos de vidas humanas que se pierden porque supuestamente no hay recursos para construir un paso nivel o elevado mientras que los recursos son destinados y usados para temas menos relevantes para estas comunidades.
Es una obligación del estado dominicano dar garantías de seguridad a sus ciudadanos, que podamos circular por carreteras seguras y no caminos de muerte, esos llamados cruces les han arrebatado la vida a centenares de personas llenas de vida y cabe destacar que en la República Dominicana ningún dominicano sobra.
Exigimos una vez más a las autoridades la construcción de estos elevados o paso nivel según estimen conveniente, no es posible que sólo se les tenga presente en tiempos de campañas políticas a los vecinos y vecinas de estas localidades donde residen tantas familias dominicanas.
Hacemos un llamado a las nuevas autoridades electas y designadas por el ejecutivo a tomar acciones inmediatas para evitar más muertes innecesarias en esta autopista 6 de noviembre, a asumir el compromiso adquirido y a no defraudar a un pueblo que implora equidad y devolución de sus impuestos en bienes y servicios de calidad.

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •