La ironía de que un país de negros, sólo los blancos son bellos y dominicanos

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Por Abril Peña

La discriminación ya sea por raza, color, sexo, clase social etc. Existe, aunque querramos negarlo, generalmente usando las pocas excepciones a la regla como ejemplo.

Hace pocos días vimos horrorizados como las redes literalmente se querían comer viva a la nueva miss República Dominicana, y el tema ya no era si es fea o no, el tema se terminó volviendo racial. Y las expresiones fueron bastante degradantes, ocultas tras el «anonimato» que creen que tienen en redes sociales. Luisito Pie que nos ha dado tanto orgullo solo es Dominicano si la medalla que trae es oro, y tal vez el caso más emblemático fue el del Dr. José Francisco Peña Gómez quien sufrió una persecución atroz que impidió que llegara a la presidencia con una campaña de descrédito basada principalmente en sus orígenes, mismos que se vió precisado a demostrar en los tribunales frente al inefable Vincho Castillo.

Ya más en la actualidad empezó el movimiento de las afrudas y el pelo natural y hubo hasta que hacer campaña para que las tiendas empezarán a traer productos para pelo afro ya que en un país de negros, ni siquiera existían, y empezó de nuevo el asunto, colegios. Empresas y el público en general empezó a rechazar el hecho de que la gente quisiese mantener natural lo que la naturaleza les legó.

Negro yo en mi casa, es negro pero con el alma blanca, buscate un clarito para que refines la raza, peinate esos moños malos, son algunas de las expresiones que utilizamos de manera cotidiana y ni cuenta nos damos.

Sin embargo en otras latitudes están apreciando lo que aquí tanto cuesta apreciar, lo negro es bello también: Licett Morillo, Manuela Sánchez, Annibelis Báez y Ámbar Cristal Zarzuela serán las cuatro modelos dominicanas que enganalaran la prestigiosa revista Vogue 4 negras, 4 afrudas, estarán en la portada de septiembre. Vayan y díganles ahora, que no son bellas, díganles haitianas si quieren, que mientras tanto ellas cobrarán en dólares los cheques que posiblemente nunca ganarán sus detractores, mostrando la belleza dominicana que tan poco apreciamos en estos lares.

La ironía está en que teniendo todo el mundo el negro detrás de la oreja, se crean que son blancos y que el 1/4 de sangre española que algunos tienen les hace europeos.


Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •