Insólito! Tránsfugas y oportunistas vistos como personas nobles

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Por Carlos Lara / Periodista


Para analizar estos dos fenómenos dañinos, funestos y actitud desleal por parte de algunos políticos sin carácter ni seriedad que les permita ser y actuar mínimamente como ciudadanos honestos no sólo ante sus familiares, amigos y allegados, sino también frente a los electores que tomaron la decisión de elegirlos como sus líderes y candidatos idóneos para representarlos dignamente ante el Congreso de la nación, por ejemplo.

Hay que definir claramente qué es el transfuguismo. La Real Academia de la Lengua en su diccionario define al tránsfuga como: “Persona que pasa huyendo de una parte a otra. Persona que pasa de un partido político a otro”, nosotros agregaríamos a esta definición que engaña, miente y es un ser con un alto nivel de oportunismo en su quehacer social, económico o político; es una persona que no alcanza distinguir ni entender la gravedad de este tipo de acción que tanto daño hace al sistema de partidos y la democracia, en sentido general.

Cuando analizamos esta cuestión, debemos hacer una parada porque hay un tema muy importante para que el fenómeno del «Transfuguismo y el Oportunismo» sea visto como algo “normal” en países como la República Dominicana. Es la inversión de valores que predomina en nuestra sociedad ya que, lejos de ver a los tránsfugas y a los oportunistas como traidores, sin personalidad, sin carácter y personas desleales, los ven como personas “honorables”, “necesarias” y la sociedad dominicana va aún más lejos, los partidos donde son recibidos, después de cometer tan miserable acto, se les rinden pleitesías propias de quienes han realizado una noble y loable hazaña.

Cabe destacar que es un fenómeno que ha ocurrido en todos los partidos políticos de la República Dominicana, el cual cuenta con régimen electoral ineficiente y sin un marco jurídico que castigue o sancione esta acción tan perjudicial para el sistema de partidos políticos.

Es importante recordar que una de las motivaciones principales del tránsfuga es el «oportunismo”, que se define como la actitud de las personas que se acomodan a las circunstancias que, en un momento determinado, les proporciona algún provecho; en la mayoría de los casos esas mismas personas que toman la decisión y logran conseguir un objetivo normalmente alegan supuestos maltratos por parte del Partido del cual se aprovechan para obtener esos objetivos.

En el caso muy particular que ha motivado esta reflexión, los personajes que han incurrido en ser tránsfugas y oportunistas están lejos del alegato sobre los supuestos maltratos por parte del Partido origen y para afianzar este punto de vista cabe destacar los casos de los senadores reelectos: Félix Bautista y Dionis Sánchez, además de los diputados y diputadas Tobías Crespo, Carlos García, Aquilino Serrata, Dulce Rojas, Charlene Canaán, electos recientemente por el Partido de Liberación Dominicana (PLD), que de manera descarada aprovecharon la boleta morada para lograr sus objetivos y sin ningún pudor pasaron a formar parte del Partido la Fuerza del Pueblo que preside el expresidente Dr. Leonel Fernández.

Estos casos son a toda luz un ejemplo inequívoco del más auténtico transfuguismo y oportunismo jamás visto en el escenario político dominicano, cabe en estos momentos y después de este acto de bajeza política preguntarnos: ¿Al llegar a sus casas, tendrán el valor de mirar a sus familias a los ojos sin sentir ningún remordimiento por un accionar político tan bajo?, ¿Tendrán el valor de mirar a sus electores del Partido que les proporcionó sus curules?

Sin dudas esas son solo algunas de las interrogantes que una sociedad de valores y sus ciudadanos deberían hacerse, también se preguntarán ¿son estos “ciudadanos” merecedores dignos representantes de sus electores? Pero la realidad es otra, vivimos en un país donde las personas han logrado establecer como regla general, «lo incorrecto como una acción sencillamente correcta y lo correcto sorpresivamente es incorrecto”.

Colabora con El Pregonero
Click aquí para donar

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •