Guía Judicial de Violencia rompe con Juez Pasivo y Justicia Rogada

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Por John Garrido

Constituye una revolución jurídica y un buen paso judicial, adecuado a la época de un Poder Judicial caracterizado por el neoconstitucionalismo la nueva guía judicial de buenas prácticas para el manejo de casos de violencia doméstica e intrafamiliar y de género para jueces, juezas y servidores judiciales.

El contenido de estas buenas prácticas judiciales para el tratamiento de los casos de violencia doméstica y de género hará que los jueces renuncien al carácter pasivo que actualmente tienen frente a los problemas que se le plantean. Este juez no será pasivo. Será un juez activo. Este juez será un juez hércules.

El «Juez Hércules» es aquel operador jurídico que basa sus fallos no sólo en el tenor literal de la norma sino en su contexto, en sus fines, y determina por esto las consecuencias de las sentencias que dicta.

El poder de los jueces, donde estos funcionarios no sólo fallan como unas máquinas jurídicas sino que lo hacen pensando con base en su función política y social.

El «Juez Hércules» es un juez con poder, su capacidad de interpretación lo convierten casi que en un legislador, o en un co-legislador.

Este es el juez de un Estado Social y democrático de derecho. Este es el juez del nuevo constitucionalismo.

Esta guía convierte al juez viejo, al clásico, al positivista, pasivo, juez boca de la ley, en un verdadero juez activo, con poder de oficio, en un juez asistencialista que está en el cielo, en el medio y desciende a la tierra y resuelve.

La nueva guía le otorga un poder de oficio al juez penal en esta materia y otras (conforme al código procesal penal) para que no espere a que le pidan para dar una decisión o resolver una diligencia. Es un juez de oficio.

No necesita la excitación de las partes.

Esta guía dentro de sus bondades y mandatos por etapas y procedimiento se encuentra que en materia de un acuerdo penal abreviado el juez requerirá la presencia de la víctima, se requerirá un informe psicológico que identifique o evalué el consentimiento de la víctima y para aceptar un acuerdo se requerirá que una tercera persona conozca del acuerdo.

No se hará un penal abreviado sin la presencia de la víctima, esta regla la contiene el cpp.

De igual forma están las siguientes reglas; el juez de oficio puede enviar a la víctima al centro de sobrevivencia cuando esta se encuentre en riesgo o peligro.

La víctima de violencia no tendrá que llevar la orden de alejamiento al agresor, sino que se notificara cualquier asunto de esta materia por un alguacil. Así mismo, el tribunal deberá levantar un formulario de datos de la víctima.

La nueva guía atacara la mora judicial en estos casos, los priorizara para con ello evitar la revitimizacion. Estas reglas limitaran la publicidad de estas audiencias para evitar intimidaciones a la víctima.

Las decisiones de los jueces penales en esta materia no podrán contener los datos que puedan ubicar e identificar a la víctima para con ello evitar acoso, presión o manipulación.

La regla ordena el uso de un lenguaje de género y sencillo en las decisiones y oralidad de la audiencia.

Una novedad lo constituye que fiscales, jueces y policías tendrán que investigar, en caso de que exista algún tipo de violencia, en los casos de pensiones alimenticias, guarda, régimen de visita, viajes u otro procedimiento materia relacionada a los menores.

También establece la guía que los jueces deberán remitir al Ministerio Público cualquier violencia que detecten y que no esté judicializada para su investigación.

Por su parte, la prueba testimonial de la víctima se minimiza y se ordena priorizar otras pruebas, para evitar someterla a interrogatorio y con ello la revitimizacion.

En la etapa intermedia y etapa de ejecución de la pena el juez tendrá que tener un informe de un profesional de la conducta para poder tomar la decisión.

Al juez de la pena se le impone que debe verificar si en la audiencia la victima debe necesariamente estar en su audiencia, para evitar con ello más exposición.

La orden de protección deberán indicar con precisión la prohibición y deberá incluir el no acercamiento vía redes y la misma podrá convertirse en una orden de arresto si viola la prohibición, la cual debe contemplarlo. Los jueces estarán a cargo de la verificación de cumplimiento de estas órdenes.

Finalmente, la guía ordena crear una mesa o equipo de trabajo compuesta por fiscales, policía, jueces, escuelas académicas, empresarios, religiosos y juntas de vecinos con el propósito de verificar progreso y trabajos sobre el tema de violencia desde la óptica de prevención y protección en la violencia intrafamiliar y de género.

La guía tendrá una plataforma de acceso a la justicia en esta materia, ya que se creará una línea de orientación y recepción de denuncia sobre maltrato.


Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •