Félix Díaz: un boxeador de puños sólidos y un corazón dúctil

Deportes otros

Entrevista Semblanza por: Yari Tapia

¨El 19 de marzo de 2004 es una fecha que nunca olvidaré. Fue el nacimiento de mi primer hijo y ese mismo día clasifiqué para los Juegos Olímpicos de Atena, Grecia, y la gente me felicitaba pero yo no sabía por cuál de las dos razones¨: Félix Díaz.

Félix Manuel Díaz Guzmán, es un peleador zurdo que en 2002 ganó medalla de Oro en los Juegos Centroamericanos y del Caribe, celebrados en El Salvador. En el 2003 alcanzó la presea de Bronce en los Juegos Panamericanos. Para el 2004 formó parte del equipo nacional que participó en los Juegos Olímpicos de Atenas, Grecia. En 2007 representó el país en los Juegos Panamericanos de Río de Janeiro, Brasil. En el 2008 logró  traer oro a República Dominicana, convirtiéndose  en el segundo dominicano en regalar al país el tan anhelado premio.

Se ha convertido en el ejemplo de humildad para todos los que tienen el placer de conocerlo, pues  nunca  se ha visto  presumiendo de sus logros ni de su posición económico, contrario a esto, se ha dedicado a ayudar a quienes más lo necesitan a través de su fundación.

Félix Díaz, como cariñosamente le llaman todos sus íntimos, es un boxeador que nació y se crió en una humilde barriada de Santo Domingo Norte. 

A pesar de llegar a ser el segundo dominicano en ganar oro para el país con su hazaña en Beijing en el año 2008, nunca ha olvidado sus raíces, y es que cada vez que se le pregunta al profesional del deporte de dónde son sus orígenes, responde con un orgullo que casi  le brota de los poros: ´´Soy del barrio La Javilla de Sabana Perdida´´

Cuenta que nunca soñó con practicar boxeo, que sus deseos eran ser alguien en la vida para poder ayudar a sus padres, mas sus anhelos estaban muy alejados del ser un icono de este deporte. 

Con una gran carcajada relata y que su padre lo inscribió a una liga de béisbol , a la cual él nunca asistió porque prefería desviarse hasta el gimnasio más cercano a ejercitarse, y es que  a este deportista la idea de estar bajo el sol en un play a las tres de la tarde nunca le atrajo.

Al relacionar los importantes reconocimientos, y la edad que goza en estos momentos (35 años), se podría pensar que Félix inició en el boxeo desde muy niño, pero no es así, el ahora atleta, empezó a interesarse por la pelea a los 14 años, guiado por su hermano mayor que realizaba este deporte de manera jovial y sin un fin aparente de ganar algún campeonato. 

Cuando se le preguntó sobre sus reacciones cuando ganó su primera medalla, una sonrisa leve se escapó de sus labios y contestó: ´´mi primera medalla la gané en la Palma de Herrera, recuerdo que me trasladé desde allá hasta aquí (Sabana Perdida) con mi medalla puesta y no me la quité por los siguientes tres días, ni para dormir.

Su semblante cambió por completo cuando tocamos el tema de las adversidades por las que tuvo que pasar para poder lograr el éxito en su carrera,  relató esos momentos difíciles cuando no tenía ni pasaje para ir a entrenar y con una tristeza contagiante confesó que muchas veces llegaba de sus prácticas y enfrentaba la cruel realidad de saber que su pequeño no tenía alimentos,  optaba por preparar una agua de azúcar para calmar el hambre de su primogénito.  

Sin duda alguna el profesional de los guantes, sigue siendo aquel joven humilde sin anhelo de grandes lujos, y es que teniendo las posibilidades de almorzar algún filete de mero a la plancha, prefiere ese plato, que a su entender era y seguirá siendo exquisito, el arroz con huevo y aguacate.

El boxeador disfrutando de la lluvia en su natal barrio La Javilla


Al interesarnos por su fundación, la cual lleva su mismo nombre, respondió lleno de satisfacción, que ésta está enfocada en el deporte, la salud y la educación de aquellos que tienen pocas o muy escasas posibilidades económicas.

Dijo que una de las cosas que siempre ha querido hacer es tenderle la mano y aportar un granito de arena a aquella gente que vive en precariedades, a esa que por una razón u otra la vida no le ha sido fácil.

Comentó que la Fundación Félix Díaz ha sido una idea en conjunto con su esposa, Melody Uribe de Díaz, la cual se ha dedicado a apoyarlo en esta labor humana que realizan con mil amores.

Esta fundación fue creada en el año 2014 y desde ese entonces el boxeador viene realizando una de las tareas que más le apasiona, ayudar a los demás sin esperar nada a cambio.

No se puede esperar menos de un ser humano que aunque muchos lo juzguen de tosco, áspero y brusco, tiene un corazón enorme y lleno de amor, lo cual  lo demuestra su mirada enamorada cuando nos comenta sobre su familia a la cual define de la siguiente forma: ´´mi impulso, mi motor y lo que me anima a seguir adelante cada día´´,

Félix Díaz con su familia en su residencia

En la actualidad, Félix goza del placer de ser padre de tres hijos, Adonis, Jennifer y Mía, los cuales no impulsa para practiquen pero si ellos eligen la profesional contaran con el apoyo incondicional.

Uno de las fechas que ha marcado positivamente la vida de  Félix, es la del 19 de marzo del 2004, día que ha quedado plasmado para siempre en su corazón, pues coincidieron dos acontecimientos sumamente especiales para él, el nacimiento de su primer hijo y su calificación para poder ir a los Juegos Olímpicos Atenas, Grecia 2004.

¨No sabía si me felicitaban por haber calificado para los juegos o por el nacimiento de mi hijo, expresó el deportista con un reflejo de felicidad en su rostro¨.

Sin embargo no se puede decir lo mismo cuando se trata de hablar de la pérdida de su padre. Euclides Díaz murió hace 5 años, pero el corazón de este atleta galopa cual si estuviera en el ring delante de su mayor opositor cuando habla del adiós sin regreso de su progenitor. Pues a juzgar por la expresión de sus humedecidos ojos  y su voz medio quebrada al hablar de su papá, Félix revive aquel momento tan doloroso por el cual ningún quisiera atravesar.


´´Íntimamente´´

¿Frío o calor? -Calor
¿Noche o día? Noche

¿Color? -Rojo

Un artista: -Wason Brazoban
Una canción: -Eres mi reina.
Una ocasión especial: -Cualquier lugar con la persona especial.
Un regalo: -Una carta.
Lo más importante para tí: -Mi familia.
Una frase que te define: -¡Yo puedo!
Alguien que admiras: -Oscar de la Holla.
Lo que nunca olvidarás: -Los Juegos Olímpicos Beijing 2008.
Lo que te ha marcado: -La muerte de mi padre.

Advertisements
Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.