Covid-19 “Discriminación invisible en RD”

Por Yari Tapia
Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Por Jesús Batista Suriel


La República Dominicana es un Estado Social y Democrático de Derecho, fundado en el respeto de la dignidad humana, los derechos fundamentales, el trabajo y la soberanía popular. La solidaridad del Estado no debe ser una carta en blanco ni debe ser excesiva, cuando lo es, generará tensiones. No es posible dar tantos derechos sin la aceptación de obligaciones. En la solidaridad se deben establecer límites y ser justo, sobre todo.

Insólito, absurdo, desatinado e irracional que aún las vacunas contra el coronavirus no han llegado al país y por lo tanto no se ha vacunado ningún dominicano, y ya están hablando los fariseos e hipócritas de discriminación con la vacuna hacia los inmigrantes. En República Dominicana no existe discriminación por Covid-19. Proverbios 6: 16-19. Dios odia una lengua mentirosa y un testigo falso que habla mentiras. La discriminación ‘invisible’ por el COVID, no existe en republica dominicana.

Y nadie dice que no se deba ayudar a los inmigrantes, seria un error dar la espalda a Haití, más con un tema sanitario como esta pandemia del Covid19. Deben comprender que somos un país pobre, con recursos muy limitados y perjudicados grandemente por la pandemia. Dejar exclusivamente la responsabilidad a República Dominicana de cooperación con Haití en tema de COVID-19 seria un gran abuso.

Haití tiene una cruel y amarga realidad, no se tiene registro de la cantidad de contagios y muertes que se producen a diario por Covid-19, esos datos están enormemente disminuidos, esto debe ser motivo de preocupación e inquietud para todo el mundo, no solo para los dominicanos. Lo justo, razonable e ideal es que la comunidad internacional, asista y supla a Haití de las vacunas necesarias para vacunar su población.

¿Por qué usar Fibrasina?

Como república debemos imitar el sistema sanitario de Israel, con su programa de vacunacion han vacunado contra el coronavirus a más de 1 millón de personas, en la que se considera es la campaña de inmunización más rápida del mundo para frenar la propagación del SARS-Cov 2.

Todo indica que pronto volverán a la normalidad. Debemos aportar nuestra cuota para lograr en los próximos meses la normalidad en República Dominicana, y volvamos a sentirnos libre.

Ojalá este 2021 con las vacunas a la vista de todos, podamos eliminar o controlar esta pandemia, y, evitar la crisis social más profunda y perenne, registrada en la humanidad. Si logramos como país poner fin a esta crisis de salud, también evitaríamos una crisis social, que no falta mucho.

Todo indica las acciones del gobierno están orientadas en tener las vacunas en tiempo hábil. La semana pasada fue aprobado por la Cámara de Diputados el acuerdo de compra con un monto de 40 millones de dólares equivalente a 10 millones de dosis. Si tenemos que comprar más vacunas y colaborar con el pueblo y gobierno haitiano, vamos a hacerlo, pero jamás perjudicar los nuestros.

Esos humanistas irracionales deben entender que estamos ante la crisis más incómoda del siglo XXI provocada por el coronavirus, provocando un desastre tanto epidemiológico, sociológico, económico y sanitario. Evitar una crisis social más atroz, eso depende exclusivamente de nosotros, seguir actuando con responsabilidad y respetar medidas impuestas por la autoridad, es lo correcto. No podemos permitir que irracionales y oportunistas logren politizar y seguir mintiendo con este tema.

Colabora con El Pregonero
Click aquí para donar

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Beneficios de la Fibrasina

Relacionadas