Accionar político de Leonel ha sido “arrodillarse” ante el poder y negociar para conservar pocas lealtades; ¿qué hará ahora?

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Análisis por Kelvin Ortiz Faña 


El Pregonero, Santo Domingo.– Las últimas acciones de Leonel Fernández, lo han convertido en un líder político débil dentro del Partido de la Liberación Dominicana y ante la sociedad dominicana. 

Para el 2011, el senador de la provincia La Altagracia, Amable Aristy Castro, le ordenó que se “amarrara los pantalones” y que modificara la Constitución para que se presentara en el 2012, a lo que Leonel Fernández no aceptó. 

A su salida del poder en el 2012, Leonel Fernández ha recibido la segunda feroz campaña sucia y de descrédito que registra recientemente la historia dominicana a un político, anteriormente la soportó José Francisco Peña Gómez. 

Fernández, quien en el 2010 promulgó la reforma constitucional, luego de dos años de debate y consultas, pero que aprovechó su coyuntura política y el control del Congreso Nacional que tenía, para habilitarse en el 2014 y volver al poder. 

Ante la confianza de sus legisladores “firmes”, Leonel inició su campaña política con miras de alcanzar nuevamente la presidencia de la República en el 2016. Desde ese entonces, las agresividades del poder le entró con todo a Leonel. Tanto así, que aún persiste la creencia de que desde el Gobierno le trajeron a Quirino, narcotraficante que él mismo deportó y que se lo entregó a los Estados Unidos, para desacreditarlo y detener sus aspiraciones. 

A eso, se le sumó las salidas de parte de sus equipos políticos en masas a respaldar la reelección del presidente Danilo Medina. Desde legisladores “firmes” hasta miembros del Comité Político, Comité Central, presidentes provinciales, entre otros en el PLD. 

También, esa agresividad para mocharle la cabeza a Leonel definitivamente, fue acompañada de sometimientos a la justicia de sus más cercanos colaboradores y condenado por la sociedad por corruptos, como Félix Bautista y Víctor Díaz Rúa.

En enero del 2014, el sector de Danilo Medina se impuso de manera avasalladora en las eleciones para elegir nuevos miembros al Comité Central y Comité Político del PLD. 

A pesar de eso, Leonel Fernández hizo el intento de ser precandidato presidencial del PLD en el 2016, llegando casi hasta el final, con una lucha interna con su viejo amigo y colaborador, Danilo Medina. 

La presión fue tan fuerte, que el Comité Político del PLD, reagrupado en pandillas, decidió reelegir al presidente Danilo Medina en el 2016. 

Cuando todo se esperaba la división del PLD, Leonel Fernández y sus legisladores se arrodillaron al poder, tendiendo que negociar algunas plazas electivas y un acuerdo que hoy es la manzana de la discordia en esa organización política. 

Fue una de las estocadas más difíciles que recibió Leonel Fernández para seguirle reduciendo su capacidad de liderazgo y líder político. Claro, con su consentimiento, que luego de varios años, dijo que lo hizo para mantener la “unidad del poder”.

Con el discurso de mantener la “unidad del PLD”, Leonel Fernández inició una ácida y agresiva campaña a favor de las primarias con el padrón cerrado, pero pasó lo mismo, Leonel Fernández y sus seguidores en el PLD, se arrodillaron ante el poder y el primero que levantó sus manos, no una, la dos, fue Leonel Fernández. Dejando en ridiculez a sus más fieles seguidores y con graves enemistades con Danilistas por las discusiones de ese tema.

En fin, se vemos hasta ahora el accionar político de Leonel Fernández, es fácil definirlo, un líder político cobarde y sin decisión propia. 

Las actuales circunstancias 

Nuevamente, Leonel Fernández es el centro de atención del país y en parte de los países que conforman America Latina, luego de su lanzamiento oficial como precandidato a la presidencia de la República y ante su desacuerdo de que se reforme la Constitución para habilitar al presidente Danilo Medina. 

Con Asambleas por todo el país, Fernández a hecho suya y sus seguidores la vociferan y expanden por todo lo largo y ancho de las redes sociales su eslogan “No hay marcha atrás” y “Con la Constitución todos, contra Constitución, nada”, ha hecho una defensa inesperada para evitar por todas las vías que el Presidente Danilo Medina se reelija y que respete el pacto firmado en Juan Dolio entre los miembros del Comité Político.

Leonel está rotundamente negado a llegar a un acuerdo que incluya modificar la Constitución. Su lecha se ha mantenido junto a  sus legisladores y seguidores.  La cuestión está es; ¿Leonel se doblegará como lo ha hecho anteriormente? ¿Apoyará a Danilo y se mantendrán en el PLD, arrodillado apoyando la reelección? Pronto lo sabremos…

@KelvinOrtizF 


Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •