Abel Martínez se nota “angustiado y desesperado”

Abel Martínez
Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Análisis de Kelvin Ortiz Faña


Desde que Abel Martínez se juramentó por segunda vez como alcalde del municipio de Santiago, su ego y prepotencia aumentaron, en un ser humano que se veía con un futuro prometedor.

Pese a alejarse de su líder, Leonel Fernández y, darle la espalda en el momento que más lo necesita, Abel mantenía una imagen agradable y intachable, pese ser interrogado en el caso de Odebrecht. Los miembros de la Fuerza del Pueblo no lo tocaban ni con el pétalo de una rosa.

No se sabe que cambió, pero ese no es Abel Martínez que se conocía. Se ve arrogante, angustiado y desesperado.

Su imagen comenzó a cambiar, cuando comenzó a amenazar a dirigentes del PRM y el alcalde de Santiago Oeste. Luego se sumó a las acusaciones del incendio del vertedero de Duquesa, sin tener prueba. En fin, una series de problemas que se ha metido sin llamarlo.

Ahora, Abel Martínez tomó otro giro en su vida política, luego de ser juramentando como director operativo de campaña de Gonzalo. Otro rostro de Abel que no se conocía. Anda por ahí, amenazando al PRM con discurso violento. Cómo si él fuera más guapo que todos los demás hombres, cuando demostró ser lo contrario, al no irse con Leonel, luego de desafiar al propio gobierno en su momento.

Creo que hace bien Abel Martínez en dejar de incentivar el odio, porque su actitud, podría estar ligada a las supuestas acusaciones políticas que hace Vinicio Castillo en su cuenta de Twiter a Julio César Valentín, quien ha dicho, que el senador negoció con Danilo Medina lealtad política para sacarlo del expediente de Odebrecht. ¿Será eso?.

Abel Martínez debería seguir su librito de alcalde y no quemarse tanto, porque si el PLD gana, quizás no sería sometido a la justicia, pero de alcalde no pasaría.

Sígueme @KelvinOrtizF

Colabora con El Pregonero
Click aquí para donar

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •